El nuevo Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

Octavio Paz falleció en 1998, llevando consigo su empeño por el Fonca y por la Fundación creada en su honor. Ésta no tardó en desaparecer. El fondo se extingue este 2020, no sin resistencia de la comunidad cultural. (Imágenes tomadas de la Memoria 1995-2000 del Conaculta).

El pasado 16 de abril, en su cuenta de Twitter, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, compartió el video de la conferencia de prensa mañanera, en la que el presidente Andrés Manuel López Obrador, anunció la desaparición del Mandato que dio la bienvenida en 1989 al Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), al tiempo de comprometerse a buscar nuevos mecanismos de becas para los creadores mexicanos. Me sorprendió su afirmación de que su gobierno no le daría la espalda al arte y la cultura como sí lo hicieron los conservadores. Una manera muy poco política de justificar la extinción del FONCA, ya que fueron justamente los gobiernos de derecha, quienes desarrollaron las convocatorias hasta hoy conocidas por todos.Más tarde, mediante comunicado de prensa, la dependencia informó que el fondo será incorporado a la estructura orgánica de la Secretaría de Cultura, lo que permitirá contar con reglas de operación claras, transparentes y sin espacio a la corrupción. Además de dotarlo de certeza jurídica, reconociendo como un Sistema Nacional de Creadores que abarca desde los jóvenes hasta los eméritos en todos los campos de la producción artística.

¿Qué esperar del nuevo mecanismo de becas? No lo sabremos hasta que la Secretaría de Cultura presente oficialmente el proyecto. Sin embargo, ante esta situación, quien esto escribe en todo momento consideró, como quizá muchos otros, que la alternativa se encontraba en la constitución de un fondo con personalidad jurídica y patrimonio propio. A mi parecer, tal estructura se encontraría a través de una Entidad Paraestatal con la figura de un Órgano Descentralizado de la Administración Pública Federal, así como los beneficios financieros que acarrearía: asignación de un presupuesto anual por parte de la federación, facultad para recibir donaciones en especie o en efectivo, ingresos que perciba por concepto de los servicios que preste, entre otros.

Con Mario Espinosa como secretario ejecutivo del Fonca, en el sexenio de Vicente Fox, y como presidenta del Conaculta Sari Bermúdez, se editó un libro conmemorativo, un esfuerzo por dejar un registro de gran relevancia. Aquí un resumen de los recursos manejados durante dicho periodo. (Imagen tomada de Fonca, 18 años de inversión en el patrimonio vivo de México, 2006).

Un pasado para innovar

En sus más de tres décadas, el Fonca generó alrededor de 41 convocatorias desvinculadas entre si y varias de ellas no cumplieron con el propósito por el que fueron creadas. Enumeramos los casos de Artes Verbales de Lenguas Indígenas Nacionales en riesgo de desaparición, única emisión en 2019; Cátedra Cultura de México (Iniciativa de Agentes Culturales de la Universidad de Harvard), única emisión en 2013; Concurso Nacional de Producción Radiofónica, única emisión en 2008; Fomento a la Traducción Literaria, única emisión en 2006; Giras Internacionales, única emisión en 2012 y Premio de Traducción Literaria Tomás Segovia, 2012, por mencionar algunas.

En sus orígenes, con la salida de Víctor Flores Olea y la llegada de Rafael Tovar y de Teresa a la presidencia del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), todos los apoyos artísticos se centralizaron en el Fonca. Sin embargo, con el paso de las administraciones, ningún titular del Conaculta, como después de la Secretaría de Cultura, tuvo la visión de desarrollar convocatorias dirigidas a proyectos culturales y hacer honor al nombre del fideicomiso: “Fondo Nacional para la Cultura y las Artes”.

En este sentido, es mi vislumbre sugerir que el nuevo Fonca (la dependencia que habrá de surgir) diseñe apoyos no sólo en lo artístico sino también en lo cultural, por lo que las convocatorias deberán elaborarse a partir de las siguientes estrategias de intervención: creación, conservación, promoción y formación, como se han venido manejando en la mayoría de ellos, pero con un enfoque democrático y descentralizado.

Artístico

Cultural

Por lo antes expuesto, los apoyos a la infraestructura cultural de los estados, a las culturas municipales y comunitarias, a festivales culturales y artísticos, así como los apoyos a comunidades para restauración de monumentos y bienes artísticos de propiedad federal, deberán ser absorbidos por la nueva dependencia. De esta manera, se podrán impulsar las industrias creativas y culturales, con la creación y estímulo a las micros, pequeñas y medianas empresas, cuyos objetos sociales se encuentren las actividades artísticas y culturales. En otro caso, con la transformación de la convocatoria “México en escena” a la convocatoria “México Creativo”, se podrá abrir el espectro no solo a las artes escénicas sino también a las artes visuales, editorial, de diseño, audiovisual, software de contenidos, turismo y patrimonio cultural.

Al mantenerse el Sistema Nacional de Creadores con un enfoque más comunitario, incluirá a jóvenes creadores, creadores artísticos y creadores eméritos. Las postulaciones deberán diseñarse con acciones y actividades que permitan medir el impacto de su trabajo con los residentes. La convocatoria de Jóvenes Creadores y Creadores Escénicos, deberán ser adecuadas a la convocatoria del Sistema Nacional.

Un enfoque con amplitud

En esta perspectiva, se podrán restituir los apoyos internacionales con una convocatoria de cooperación cultural internacional, en la que el nuevo Fonca brinde el apoyo con boletos de avión del punto de partida al lugar de la sede, de acuerdo a los principios de cooperación internacional: “El país sede es responsable del hospedaje, alimentación y transporte local”. Esta convocatoria atendería postulaciones centradas en invitaciones para participar en presentaciones, giras, residencias y estudios de posgrado en lo cultural y artístico.

Por otra parte, los proyectos comunitarios en municipios, publicaciones, iniciativas de capacitación en el territorio nacional, propuestas museográficas y proyectos de investigación artístico-cultural, serán atendidos en una convocatoria de fomento cultural. Los proyectos de infraestructura cultural tendrán su propia convocatoria como se ha venido desarrollando en el Programa de Apoyos a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE).

En otro escenario más de la proyección de una nueva etapa del Fonca, se podrá emitir una convocatoria para atender la conservación de los bienes inmuebles con valor artístico e histórico, a fin de acelerar el procedimiento para su declaratoria ya que la política cultural en este tema, ha dejado mucho que desear (consulte mi texto: Bienes inmuebles con valor artístico e histórico, un pendiente en la política cultural).

Ahora bien, considero imprescindible que quienes funjan como jurado en cada convocatoria emitida, esté integrado por reconocidos agentes culturales y no sólo por miembros de la comunidad artística, ya que fue justamente la selección de un puñado de creadores que participaban constantemente, la que generó un conflicto de interés con los postulantes por su relación laboral y artística. Lo anterior, permitirá darle un enfoque distinto de objetividad en la viabilidad de las postulaciones.

En el diseño de un nuevo Fonca, los programas y acciones dirigidos a la infraestructura cultural, deberán formar parte del conjunto de tareas de la dependencia. (Fotografía tomada de la Revista Arcadia).

Me resulta importante señalar que el haber participado en el Programa Anual de Proyectos Culturales (apoyos del Presupuesto de Egresos de la Federación) en 2016, me permitió conocer la estructura operativa del programa. Dicha estructura, estaba dividida en cuatro etapas: 1) Etapa de registro, gestión y pago, 2) Etapa de visitaduría, 3) Etapa de rendición de cuentas y 4) Etapa de estadística y difusión. La primera etapa abarcaba un periodo de tiempo comprendido en los primeros 4 meses del año en donde los postulantes tenían hasta el 31 de marzo para presentar la documentación solicitada así como el proyecto sujeto al apoyo, el cual se registraba y se turnaba al grupo evaluador quienes emitían su opinión técnica favorable o con observaciones, según el caso, para proceder a la solicitud de los recursos, elaboración del instrumento jurídico y el trámite del pago.

En la segunda etapa, se agendaba una cita con los beneficiados para platicar los avances y retos en la ejecución del proyecto. En la tercera etapa, los beneficiarios entregaban un informe del gasto del recurso así como de la documentación comprobatoria a fin de verificar y fiscalizar que los recursos fueron aplicados correctamente, de lo contrario, se entraba en un proceso de devolución del recurso. Finalmente, la cuarta etapa se encargaba de elaborar datos estadísticos y resguardar toda la evidencia fotográfica y documental de los proyectos beneficiados. La operación de las últimas tres etapas, se realizaban el resto de los meses del año fiscal en curso, dependiendo de las fecha de ejecución de los proyectos; por lo que implementar dichas etapas en el nuevo Fonca, se alinearía su operatividad con los criterios de legalidad, honestidad, eficiencia, eficacia, economía, racionalidad, austeridad, transparencia, control, rendición de cuentas y equidad de género en el uso de los recursos establecidos en el artículo primero de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Para concluir este abordaje, en el tema presupuestal, los recursos asignados a esta nueva propuesta del Fonca, se ejercerían en el Ramo 48, programa presupuestal S268: Programa de Apoyo a la Cultura, que actualmente está asignado a la Dirección General de Vinculación Cultural como Unidad Responsable y que se transferiría al nuevo Fonca; justificando dicha transferencia con la elaboración de una Matriz de Indicadores para Resultados (MIR) y presentada a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para su validación y autorización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *