Vivir la pandemia para escribirla