diciembre 3, 2021

Coronacrónicas antivirulianas: Corona juicio: París 3 de mayo

Imagen: Honoré Daumier-Gente de Justicia-Litografía, publicada el 11-04-1845 en el “Charivari”

El día que me detuvieron, mi madre cumplió ochenta años. Nos juntamos enfrente del parque de Luxemburgo que estaba cerrado. Nos sentamos sobre un banco a unos dos metros de sana distancia. Teníamos nuestro permiso de salida para una hora. Ella estaba feliz y se quitó su cubreboca. Me pidió que la ayudara a organizar una videollamada con toda la familia. Accedí. Subimos a su departamento y conecté los cables de la computadora. Mientras, ella sacó una botella de champaña del refrigerador. Brindamos a través de la pantalla con nuestros familiares. Lo admito: nos divertimos, nos abrazamos, bailamos. Sin darme cuenta, salí de su casa a las once de la noche.

“-Señor Juez, no culpen a mi madre. El corona criminal soy yo”. (Alexandra Domarchi).

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *