diciembre 3, 2021

Coronacrónicas antivirulianas: El Venadito, Oaxaca

Papalote sin título conocido como Venados desesperados.
Técnica mixta, sin fecha.
Francisco Toledo.

Me casé con tu papá, aquí, en El Venadito, hace 30 años. Juan se hizo mesero en Nueva York, para construir la casa. Después de cuatro años, tuvimos nuestra mansión. Por la crisis del coronavirus, el restaurante de tu padre cerró. Perdió su empleo. Desgraciadamente se enfermó. Tuvo que ir al hospital, pero como no tenía dinero pidió un préstamo. Para pagar las deudas vendí todos los muebles. No fue suficiente. Luego mandé un equipo de obreros para desmantelar la casa. La vendí por partes: saqué unos dólares por las losetas, los azulejos, las puertas de madera y las ventanas de cristal. Al final, me compraron el terreno.

Juan se recuperó. Sin embargo, nos quedamos arruinados. Diez años después nos divorciamos y tú y yo nos quedamos aquí, en Oaxaca. (Alexandra Domarchi).

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *