agosto 16, 2022

El planeta es más feliz sin nosotros

Foto: Geran de Klerk

 

La semana pasada fue el aniversario 50 del Día de la Tierra, una efeméride que nació de una respuesta unificada en 1970 en los EE.UU., donde el 10% de la población del país se reunió para protestar por la ignorancia ambiental y exigió un nuevo camino para el futuro de nuestro planeta. Cincuenta años después, el Día de la Tierra ahora es reconocido como el evento cívico más grande del mundo y todavía busca un frente audaz y unificado para relacionarnos de manera más saludable con nuestro planeta.Con menos de dos meses de cuarentena mundial por el brote del covid-19, todos hemos visto las imágenes de cómo los animales se han apoderado de las calles, la contaminación del aire ha disminuido en las principales ciudades del mundo, el consumo de carbón ha disminuido, las aguas se han aclarado, los océanos están más silenciosos y los efectos positivos continúan aumentando. De todo esto, una cosa es clara: el planeta es más feliz sin nosotros. Sin embargo, hay otra realización importante e impactante:

Reparar nuestro impacto causado en la Tierra podría no ser tan difícil como lo hemos imaginado.

Si ayudamos al planeta, podríamos evitar otro brote como el COVID-19

Ayudar al planeta para ayudarnos a nosotros mismos tal vez no parezca lógico para todos; así que analicemos rápidamente lo que los científicos han dicho para suponer que esto sería cierto.

La biodiversidad, –es decir, la salud de todo el ecosistema– puede contener a los patógenos antes de que salgan de la naturaleza.

La biodiversidad (entendida como la variedad y riqueza de la vida en la Tierra) y la salud humana están relacionadas de muchas maneras, incluida la regulación de la transmisión y la prevalencia de algunas enfermedades infecciosas. Si se piensa al revés, dos tercios de los patógenos infecciosos humanos conocidos han surgido de animales, y la mayoría de los patógenos emergentes recientemente se originaron en la vida silvestre[i]. Estas enfermedades transmitidas de animales a humanos se denominan patógenos zoonóticos y, desde 1940, se pueden atribuir a cambios en el uso de la tierra, la agricultura o la caza de vida silvestre que conducen a la pérdida de hábitat[ii],[iii]. Cuanto más ricos, más saludables y menos quebrantados y divididos sean los hábitats, las posibilidades de que ocurra un salto de un patógeno de la vida silvestre al ser humano es menor[iv].

Los ecosistemas alterados y las actividades humanas facilitan la transmisión de patógenos de la vida silvestre a las personas.

Hace solo dos semanas, hubo un estudio publicado en Biological Sciences que estudiaba el riesgo de propagación del virus entre la vida silvestre y los humanos, y mostró una vez más que:

  • Entre las especies de vida silvestre amenazadas, aquellas que cuentan con reducciones de población debido a la explotación y la pérdida de hábitat, compartieron más virus con los humanos.
  • La explotación de la vida silvestre a través de la caza y el comercio facilita el contacto cercano entre la vida silvestre y los humanos, y
  • La explotación, así como las actividades antropogénicas que han causado pérdidas en la calidad del hábitat de la vida silvestre, han aumentado las oportunidades para las interacciones entre animales y humanos y han facilitado la transmisión de enfermedades zoonóticas.

Como dijo crudamente David Quammen para un artículo del New York Times:

Invadimos los bosques tropicales y otros paisajes salvajes que albergan tantas especies de animales y plantas -y dentro de esas criaturas, hay muchos virus desconocidos. Cortamos los árboles; matamos a los animales o los enjaulamos y los enviamos a los mercados. Interrumpimos los ecosistemas y liberamos los virus de sus anfitriones naturales. Cuando eso sucede, necesitan un nuevo anfitrión. A menudo, ese anfitrión somos nosotros … [Coronavirus] pudo haber comenzado con un murciélago en una cueva, pero la actividad humana fue quien lo soltó libre”.

El asalto a los ecosistemas y los cambios globales causados por los humanos como la deforestación, las industrias extractivas que incluyen a la tala y la minería, el desarrollo urbano, y en general las actividades invasivas humanas que fragmentan los ecosistemas hacen que la transmisión de patógenos a las personas sea más fácil[v]. Ese ha sido el caso del SARS, el Ébola, el Nilo Occidental, Lyme, MERS, entre otros, y la parte interesante es que puede haber alrededor de 10,000 virus de mamíferos potencialmente peligrosos para los humanos[vi].

Esta es solo la punta del iceberg

El ecologista de enfermedades Thomas Gillespie, dijo a la revista Scientific American que la mayoría de los patógenos aún no se han descubierto. Los seres humanos, dijo, están creando las condiciones para la propagación de enfermedades al reducir las barreras naturales entre los animales hospedadores del virusen los cuales el virus circula naturalmentey nosotros mismos.

Esperamos completamente la llegada de una influenza pandémica; podemos esperar mortalidades humanas a gran escala; podemos esperar otros patógenos con otros impactos. Una enfermedad como el ébola no se transmite fácilmente. Pero algo con una tasa de mortalidad del Ébola propagada por algo como el sarampión sería catastrófico”.

 

 

Entonces, ¿cómo volveremos al mundo después del covid-19?

Esta cuarentena le ha dado al planeta la oportunidad de respirar. Pero también nos ha dado la oportunidad de detenernos y ver de primera mano cómo sería un mundo más lento y consciente. En este mundo que hemos experimentado en las últimas semanas, hemos consumido solo lo que necesitábamos, probamos otras formas de producir desde la comodidad de nuestro hogar, nos dieron tiempo para pasarlo con nuestros seres queridos, nos dieron aire limpio, hemos pensado en nuestra comunidad y en cómo podríamos contribuir a ella, nos hemos preocupado por nuestro vecino, hemos reducido nuestra tasa de gasto económico, hemos intentado cultivar nuestra propia comida, en el caso de las grandes ciudades hemos ahorrado 3 horas de viaje todos los días, y estoy segura de que no estoy enumerando todos los beneficios que esta pausa nos ha brindado.

Entonces, si queremos evitar otra pandemia, y para eso necesitamos que al planeta le vaya bien, creo que es hora de repensar nuestra relación con el mundo natural y de reinventarnos.

Poner esfuerzos mundiales en restaurar hábitats, prohibir el comercio global de la vida silvestre, así como impulsar la conservación y la protección de especies y ecosistemas pueden ayudarnos fácilmente a evitar otra pandemia. Pero además, debemos impulsar más que nunca un cambio sistémico en la economía que sea amigable con el planeta y que mitigue las futuras amenazas de cambio climático, la pérdida de biodiversidad y pandemias. Necesitamos poner más esfuerzos en que los desarrollos urbanos sean más verdes, con medios de transporte menos contaminantes, con buenos sistemas de transporte colectivos que desincentiven el uso del auto, ciudades donde la naturaleza sea una parte importante del espacio. Necesitamos tener una actividad industrial más consciente y desacelerar la demanda interminable de minerales y recursos.

En resumen, debemos repensar si el ‘status quo que teníamos antes de esta pandemia, es con el que queremos seguir adelante.

En un video publicado la semana pasada por el famoso fotógrafo Paul Nicklen, y las organizaciones Sea Legacy y Global Wildlife Conservation, lo resumieron muy bien:

Toma decisiones sabias todos los días sobre lo que consumes y cómo vives. Al proteger la naturaleza en todas sus formas salvajes y maravillosas, nos protegemos a nosotros mismos. A medida que la Tierra se detiene para tomar un respiro profundo y colectivo, tenemos una rara oportunidad de reinventar y redefinir un nuevo futuro.

Entonces dime, ¿qué futuro eliges?

Podríamos pensar que no somos buenos con los cambios, pero si algo ha demostrado el coronavirus, es que las sociedades humanas son capaces de transformarse más o menos de la noche a la mañana.

 

mar.marianaml@gmail.com

 


[i] https://www.cbd.int/health/SOK-biodiversity-en.pdf

[ii] https://royalsocietypublishing.org/doi/10.1098/rspb.2019.2736

[iii] https://time.com/5817363/wildlife-habitats-disease-pandemics/

[iv] https://www.scientificamerican.com/article/destroyed-habitat-creates-the-perfect-conditions-for-coronavirus-to-emerge/?fbclid=IwAR0g0en1I9M8_kX3K_8uOeTDutRxcPrjmPp2-OldJMqNoiRtUTrbXJmG40o

[v] https://time.com/5817363/wildlife-habitats-disease-pandemics/

[vi] Idem

 

 

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.