Cultura política y Línea Dorada del Metro

Cartel del certamen Rock Vs Sida para parabuses. (Imagen y fotografía cortesía del autor).

 

Era 2008, Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno del entonces D.F. se sentía presidenciable, mochabao congelaba de su gabinete y equipo de trabajo a los que expresaran su apoyo a López Obrador. Uno de ellos fue Martí Batres, Secretario de Desarrollo Social, a quien no sólo le quitó el programa estelar de apoyo a adultos mayores, sino que no lo convocaba ni lo citaba a eventos ni a reuniones del gabinete. Yo ya conocía a Martí, pero lo reencontré porque fui con mi asociación civil uno de los seleccionados del programa Rescate del espacio público que se hacía con recursos del Indesol federal a través de la Secretaría que Martí encabezaba. Al término de la ceremonia de entrega de los resultados de esa convocatoria, me pidió que lo reuniera con Lalo Tex, que nos invitaba un café.

El proyecto con el que gané se llamó Promotores Somos y consistía en la realización de actividades culturales en zonas de alta marginación. Durante medio año el esquema era muy sencillo: capacitar a habitantes de 100 colonias populares para que, sin ningún apoyo de lonas, audios, estrados, sino sólo con recursos propios de la comunidad y con un pequeño apoyo económico mensual, realizaran actividades vecinales: exposiciones, talleres, círculos de lectura, actividades infantiles, etcétera, etcétera. Llegamos a tener 200 actividades por mes. Promotores Somos incluía capacitación, seguimiento y registro de cada uno de los eventos realizados por las participantes, que en su mayoría eran amas de casa. La reunión con Martí y Lalo Tex se llevó a cabo; el Muñeco Mayor le pidió apoyo para presentar su más reciente disco y yo ahí amarré el certamen Rock Vs Sida.

Ahondando en todo esto, me encuentro en un evento a Humberto Morgan, a quien conocí en 1986, yo trabajando en el CREA como parte del equipo que realizó un sinfín de actividades culturales para que bajara la violencia juvenil en la zona donde la banda de los panchitos era el azote, en la Delegación Álvaro Obregón, y Morgan era uno de los líderes de esa banda. “Qué bueno que te encuentro”, me dijo; “estoy trabajando en la Secretaría de Educación” con Mario Delgado, quien va a ser el próximo Jefe de Gobierno”. Mario Delgado era el Secretario de Finanzas de Marcelo Ebrard, pero ahí, como no lucía mucho, lo pasaron a la Secretaría de Educación capitalina, cuyo programa central era Prepa Sí. Lo de Morgan nunca prosperó y también porque yo no insistía, ya que en 2009 volví a ser seleccionado en la convocatoria de Indesol de Rescate a Espacios Públicos y lancé el certamen de Rock Vs Sida al que respondieron más de 54 bandas: Fater Noster, Disonancia, Kung-Funk, Leticia Servín y su grupo, Extremofílico, Susana San José y el Arraigo Domiciliario (en donde tocaba el memorable Armando Vega Gil), Gehena, Maquina Rogers, Tronavox, El Ejército Trigarante y La Ponzoñoza, entre otros. Las rondas eliminatorias y la gran final se llevaron a cabo en las instalaciones del salón Gran Fórum del Sindicato Único de Trabajadores de la Música, en Taxqueña, cuyo Secretario General en ese entonces era Armando Baez. Entre el proyecto de Promotores Somos y el certamen de rock, recorría la ciudad de un extremo al otro.

 

Lalo Tex, el Muñeco Mayor.

 

La urbe estaba partida en dos por las obras a marchas forzadas de lo que sería la Línea 12 del Metro, bautizada como “Línea Dorada”, apuesta de Marcelo Ebrard para lograr esa anhelada candidatura para la Presidencia de la República en el 2012. Esa apuesta no sólo contemplaba la Línea 12 del Metro; le inyectó carretonadas de pesos a otros proyectos como la remodelación de Garibaldi, las plazas para reinstalar a los ambulantes del Centro Histórico y los deslucidos pero muy caros festejos del Bicentenario, una reunión con alcaldes de capitales de países latinoamericanos (cónclave que terminó por arte de magia nombrando al anfitrión como mejor alcalde de toda Latinoamérica), etcétera, etcétera. Maniobró para armar una tribu más al interior del PRD, sumándose a las ya existentes: los “Chuchos”, los “Bejaranos”, los “Galileos”, los “Pablistas” (que entre otros miembros estaba Inti Muñóz), IDN, ISR, ISBN, entre otras.

Era julio de 2009, llegaba la gran final del certamen «Rock Vs Sida»; de acuerdo a las bases de la convocatoria, el primer lugar sería seleccionado por el jurado y el segundo lugar por votación popular. Este formato ya lo había aplicado en el Segundo Concurso de Composición El Rock del Chopo en 1981 y la fórmula me había funcionado. El grupo ganador del primer lugar fue Extremofílico, formado por Mauricio Vieleto, ex Chac Mol.

La segunda edición de Promotores Somos concluyó, igualmente en zonas de alta marginación. En septiembre de ese año con el cambio de legislatura en la Cámara de Diputados, entré como parte del equipo de trabajo del ahora Diputado Armando Baez, quien ocuparía la silla de Secretario en la Comisión de Cultura. Martí Batres terminó dejando el cargo de Secretario de Desarrollo Social por su abierto apoyo a López Obrador, mientras Marcelo Ebrard ya se sentía en la Silla Presidencial, afirmando que en su administración se había hecho la mayor cantidad de obra pública, que la Línea 12 del Metro iba a ser la mejor del mundo, con la mejor tecnología, con las más óptimas medidas de seguridad y hasta sin vendedores ambulantes. Mario Delgado no fue Jefe de Gobierno ni Marcelo Ebrard candidato del PRD a la presidencia; lo que sí hizo este último fue inaugurar, al lado de Felipe Calderón, la joya de la corona del sexenio capitalino: la llamada “Línea Dorada” del Sistema de Transporte Colectivo Metro, el 30 de octubre de 2012.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *