diciembre 5, 2022

Espíritu de colmena: Arte chino contemporáneo

Hu Yinping. Paloma blanca como la nieve (2017).  Bikinis tejidos por mujeres de Sichuan, pueblo natal de la artista donde ha creado la compañía Xiaofang. En China no existe el uso del bikini y las mujeres los tejen con plena libertad de interpretación.

 

Elizabeth Ross (Ciudad de México, 1954) es artista visual, gestora cultural y curadora con trayectoria en el trabajo con artistas mujeres. Y desde hace una década está en contacto con el arte contemporáneo chino, sobre todo con el de las creadoras que, a nivel local y global, desafían el ninguneo del que son protagonistas frente al boom del arte chino contemporáneo masculino en el mundo occidental. (Léase Ai Weiwei como ejemplo de autor-marca en el mainstream, con la afirmación de que China se ha convertido en un desierto donde resulta casi imposible que crezca algo con sentido creativo. Si hablamos de lo contemporáneo en China, comentó, no hay casi ningún artista que pueda enfrentar asuntos clave de la sociedad). [1]

Frente a esta opinión que acota, el horizonte se amplía para los públicos con Cruzando el puente entre México y China, la primera exposición en el terreno del arte contemporáneo  que hermana a las dos naciones al poner en diálogo a 16 creadoras chinas (tres son hombres) con 15 de México (tres varones incluidos). En el Museo de la Cancillería [2], la colectiva registra propuestas con un espíritu propositivo en video, gráfica, escultura, fotografía y performance con artistas como Dong Chun Hua, Xiang Jing, Hu Yinping, Liu Fan, Chai Mi, Katnira Bello, Jeannette Betancourt, Mónica Dower, Perla Krauze, Magali Lara y Lorena Wolffer.

Además de ser curadora de la citada muestra, Ross mantiene cercanía con sus colegas chinas desde 2010 y ha organizado en México y Costa Rica el Festival de videoartistas chinas (en 2015 y 2017, respectivamente). [3] Editó además el libro digital Fuera del jardín. Artistas chinas contemporáneas (5 célula/arte y comunidad, 2018), con un repaso de la historia más reciente del arte en esta nación, a través de los testimonios y obra de 14 autoras, algunas incluidas en la exhibición abierta a partir del 11 de julio.

Compartimos una parte de la plática con Elizabeth Ross, realizada tras la inauguración de la muestra Ai Weiwei. Restablecer memorias, el pasado 13 de abril en el MUAC.

“El arte chino contemporáneo existe desde 1985. En el 89 se efectuó la primera exposición de arte contemporáneo en China y toda la década de los noventa fue una producción explosiva en el mundo. Eso no lo puede borrar Ai Weiwei ni nadie. Él se equivoca cuando habla del arte contemporáneo en China. Pero eso sucede con artistas en todo el mundo que se enfocan en su propio quehacer y lo demás no les importa o dicen que no lo ven. Frente a la censura, en la actualidad y siempre, los artistas tienen la capacidad de irse por la tangente y decir lo que tienen que decir. Por supuesto que hay arte contemporáneo chino actual y existen autores con obra excelente, por supuesto que persiste la influencia del exterior, pero todo ello ha creado una continuidad y también una crítica al interior. En mis viajes allá he hablado con estudiantes de arte y hago énfasis en que mantengan sus raíces y no vean solo hacia Occidente para que no pierdan calidad e identidad, como sucede con algunos artistas, cuando da igual si son de Dubái o de Argentina porque todo se uniforma”.

 ‘Fuera del jardín’

“En el libro Fuera del jardín enfoco el trabajo en catorce mujeres artistas que han hecho un camino de lo contemporáneo y abordan el tema del cuerpo, la desnudez, las migraciones, la robótica. En ellas no hay una conceptualización del feminismo como tal, sino que integran su identidad geográfica y de género a partir de la vida misma. Por ejemplo, Lin Xin, quien tiene un afecto especial por conectar robots y vida real interna, comenta que de su individualidad brota todo. Como ella, sus colegas aceptan las influencias de lo global, pero sobre todo limitan su contexto a China. Lo que sí resulta cierto en aquel país es que las escuelas no provocan ni promueven la crítica. Cosa que no sucede con las feministas, quienes sí pelean y provocan cambios. A unas chicas las encarcelaron porque hicieron una campaña para que separaran los baños de mujeres y hombres en los autobuses. Era un acto de subversión en el espacio público, así que les dijeron: ‘No alboroten’; luego las sacaron del bote y ahora ya hay separación de baños”.

¿Por qué en México hay tanto desconocimiento del arte chino contemporáneo?

Por un lado, México apenas está asomando la cabeza y luego la esconde nuevamente. Por otro, a los chinos les interesa más que los conozcan en Estados Unidos y en Europa que en América Latina. Cuando salen de China se van a París, Montreal o Nueva York. Yo encontré a muchas artistas durante una estancia larga que tuve en España porque quienes salen del país ya no regresan.

¿Qué has aprendido de este acercamiento con las artistas chinas?

Me asombran, las admiro, tienen una gran disciplina y un espíritu de colmena importante. Por eso llegan a un país, se van amueganando y se ayudan. Soy artista, curadora, promotora y este acercamiento me ha dado mucho. Lo que me interesa del mundo es encontrar maneras de verlo y tener nuevas concepciones de él y de la historia. Y de China tanto la historia como la literatura y el arte son fascinantes. El estar tan cerca de ellas es como entrar a una casa y ver las intimidades. Me gusta hurgar porque en esa medida vas ubicando el mundo y te vas ubicando tú.

Desnudez interna, invisibilidad e ironía

Como botón de muestra de los contenidos en Cruzando el puente entre México y China presentamos a tres autoras que delinean los abordajes del arte chino contemporáneo: Xiang Jing (Beijing, 1968), Dong Chun Hua (Hunan, 1975) y Hu Yinping (Sichuan, 1983).

Xiang Jing. El centro de la quietud (2007). Piezografía. Jing es una de las escultoras chinas con más reconocimiento nacional. Su trabajo en fibra de vidrio representa cuerpos y emociones.

Xiang Jing es considerada una escultora fundamental en China. Utiliza el cuerpo femenino como contenedor para descifrar la vida interna de los seres. La fibra de vidrio es la materia con la que confecciona anatomías que rompen algunos estereotipos de la belleza asiática, con cuerpos imperfectos y mujeres sin cabello.

Dong Chun Hua. Skin Deep (2018-2019). Foto del performance que aborda la dicotomía entre la identidad y la invisibilidad como mujer china.

Dong Chun Hua se interesa en su condición triple: mujer, china y migrante, para indagar sobre los movimientos humanos, la raza y el género. Hace performance, fotografía y video mediante los cuales se imbuye en su condición de marginada, outsider. Vive en Montreal, Canadá, desde 2002 e intercaló el occidental Catherine a su nombre original.

Finalmente, a Hu Yinping le importa establecer lazos sociales con su trabajo. Procedente de una familia de escasos recursos, su madre tejía la ropa de sus hijos. A partir del oficio materno, Yinping fusiona la crítica social con la ironía en sus diseños de ropa tejida: bikinis (prenda no usada en China) y sombreros verdes (significan “mujer infiel”) que elaboran su madre y cerca de 50 mujeres en su ciudad natal de Chengdu. Con su marca registrada en China y Francia, los diseños van de la convencionalidad al surrealismo y permiten al colectivo de tejedoras tener buenos ingresos, autoestima e independencia.

[1] A pregunta expresa, las declaraciones de Ai Weiwei tuvieron lugar en la rueda de prensa de su exposición Restablecer memorias, en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), el 11 de abril de 2019. La muestra permanecerá hasta el 6 de octubre y después irá al Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey.

[2] Se ubica en República de El Salvador 47, colonia Centro. Acceso gratuito de lunes a viernes, de 10:00 a 17:00 horas. La exposición estará abierta hasta el 23 de agosto y desde el 13 de julio habrá visitas guiadas, conferencias, proyecciones de video, performances y charlas.

[3] Más información sobre Elizabeth Ross en su blog https://elizabethrossmx.wordpress.com

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.