FOCINE, regresión presupuestal
y de derechos humanos (1 de 4)

Cuadro tomado del Anuario Cinematográfico del IMCINE 2019.
*No se incluyó 2020 debido a que el IMCINE no ha hecho público los resultados de su gestión.

 

El 15 de enero se publicaron en el sitio www.imcine.gob.mx los lineamientos de operación del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE). Así nace, en el 2021, una nueva política pública cinematográfica y desaparece de facto la que se construyó en más de veinte años gracias a la presión de las organizaciones sociales, que en su oportunidad fueron debidamente atendidas por un Poder Legislativo plural, en los dos primeros sexenios del nuevo siglo, acompañadas en ocasiones por el Poder Ejecutivo del área. Sus excelentes resultados saltan a la vista. Ahora, los efectos positivos o negativos de las nuevas políticas se vivirán en el resto del sexenio. ¡Qué miedo!

En los lineamientos de operación resulta notorio que la burocracia hacendaria se impuso a la realidad cinematográfica y sus autoridades fílmicas. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) impuso sus criterios administrativos por sobre las necesidades reales del proceso de filmación y acabado de una película. Todo debe ceñirse al año fiscal. Esto es muy preocupante, porque se van a incrementar los problemas administrativos debido a un mal diseño de la formas de trabajo. ¡Hacienda sigue sin entender nada!

De los 191.5 millones presupuestados al IMCINE durante el 2021 se van a dedicar el 46.24 por ciento de los recursos para gastos burocráticos y el 53.75 por ciento restante será para las actividades sustantivas de producción Hay que recordar que antes el FIDECINE no rebasaba el 5 por ciento de su presupuesto anual para gastos de administración y el 95 por ciento restante era sólo para apoyar a la producción… ¿Cuál mayor eficiencia? ¿Cuál menor burocracia?

Los 103 millones de pesos de presupuesto autorizados para la producción fílmica por la Legislatura LXIV, de mayoría aplastante morenista, resulta mucho menor al presupuesto que se ha tenido desde el 2012. Desde entonces, a la fecha, el cine mexicano a sufrido nueve años de recortes constantes a precios corrientes y resultará insuficiente para cubrir eficientemente las necesidades de una comunidad que ha crecido de forma acelerada al paso de los últimos, a través de las 12 convocatorias propuestas.

Haciendo un simple ejercicio matemático, si se cumple el mínimo de otorgar un subsidio con el monto máximo indicado por cada una de las categorías por convocatoria, salvo en el caso de los cortos por regiones que se indica que serán dos por cada una de las ocho regiones, tenemos que se necesitarán más de 64 millones de pesos y si se diera el caso de que fueran dos subsidios ganadores por convocatoria, la suma de los recursos necesarios en números cerrados sería de más de 124 millones de pesos y sólo se alcanzarían a producir 28 películas de largo y 18 cortos, a lo que hay que sumar 4 proyectos de exhibición y dos de rescate de acervos ¡Triste realidad y ni para eso nos alcanza!

 

PRESUPUESTO ANUAL IMCINE

Cuadro elaborado por el Observatorio Público Cinematográfico Rafael Portas, con datos del PEF

 

Las cuentas en riesgo

Para que nuestro lector se dé una idea de la caída hay que observar lo realizado en el 2019 donde se apoyó, de acuerdo al boletín de prensa de diciembre del IMCINE, lo siguiente:

EFICINE: Producción: 61 proyectos autorizados; Distribución: 30 proyectos autorizados, de estos 26 fueron películas por lanzar y sólo cuatro autorizados fueron proyectos culturales; FOPROCINE: 33 proyectos de largometraje aprobados; FIDECINE: 23 largometrajes; 35 Proyectos del Programa de Estímulo a Creadores Cinematográficos; Concurso Nacional de Proyectos de Cortometraje por Regiones, se apoyaron 20 cortos; ECAMC (Estímulo para la Creación audiovisual en México y Centroamérica, para comunidades indígenas y afrodescendientes) 15 proyectos; Exhibición: se equiparon 13 nuevos espacios de exhibición para el cine mexicano, con acuerdos de programación permanente; Polos audiovisuales: Formación en 16 estados realizándose 60 cortometrajes.

Por otro lado, con Hablemos de lo nuestro, donde se atiende a las comunidades cinematográficas y de creación audiovisual en las diversas regiones del país, se llegó a 12 estados ; Centro de postproducción para el cine indígena y regional en La Albarrada, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas : fueron 27 los seleccionados; Promoción del cine mexicano: se estrenaron 67 películas mexicanas con 24,197,520 asistentes; Presencia en festivales y eventos cinematográficos con 95 participaciones de películas mexicanas.

Se obtuvieron 201 premios para el cine mexicano en festivales nacionales: se trabajó con 77 festivales, de los cuales 17 se llevaron a cabo en la Ciudad de México y 60 en 31 estados, alcanzando así la totalidad de la república mexicana; Día Nacional del Cine Mexicano: se programaron 61 títulos nacionales con entrada gratuita al público en 140 sedes en todo el país, con 276 funciones y una asistencia total de 8,660 personas. Se realizaron funciones especiales con traducción simultánea a lenguas indígenas y con lengua de señas mexicana.

En coordinación con la Secretaría de Relaciones Exteriores se llevaron a cabo proyecciones de muestras culturales en embajadas y consulados de México en el mundo. En total se realizaron 42 eventos en donde participaron 16 largometrajes y 6 cortometrajes dentro de 25 países. Para el Día Nacional del Cine Mexicano la plataforma FilmingLatino se sumó con 20 películas sin costo por 24 horas.

Tour de Cine Francés: en alianza con el Tour de Cine Francés, se llevó a cabo la exhibición comercial de 15 cortometrajes mexicanos; Promoción internacional: presencia en 483 eventos internacionales. Se presentaron un total de 2,066 películas mexicanas en 54 países, y se gestionaron apoyos para que 17 realizadores mexicanos, directores y productores, pudieran asistir a mercados de coproducción. Se dio un curso de ruta de promoción, con más de 150 asistentes.

Anuario Estadístico del Cine Mexicano: la plataforma FilminLatino con más de 2 mil 400 títulos en su oferta virtual, el 78 por ciento de su contenido son producciones mexicanas y más de la mitad de los títulos está disponible sin costo para todos los usuarios del país. Se agregaron 686 nuevos títulos (151 largometrajes, 144 cortometrajes y 391 capítulos de series). La plataforma cuenta con alrededor de 116 mil usuarios y realizó 3 estrenos simultáneos con salas de cine.

Primera Muestra de Cine en Lenguas Indígenas: para celebrar el Año Internacional de las Lenguas Indígenas se realizó una selección de películas habladas en mixteco, náhuatl, maya, tzeltal, zapoteco y huichol como parte de la Feria de las Lenguas Indígenas Nacionales organizada por el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI). Se presentaron 6 títulos; De aquí es… ( visitas a donde se filmaron 7 películas mexicanas). (1).

 

Sexenio de película: Camino del infierno (1951), dirigida por Miguel Morayta.

 

La perspectiva en ruinas

Con el nuevo ordenamiento, quedan atrás mecanismos democráticos debido a la inclusión de miembros de la cadena productiva en la toma de decisiones, para crear un FOCINE totalmente vertical, desoyendo los justos reclamos y protestas de la sociedad civil. Ahora la comunidad no tendrá participacion para proponer formas adecuadas para administrar y vigilar la correcta aplicación de las normas y los presupuestos. ¡Es un grave retroceso en materia de derechos humanos!

A partir de este año 2021 todo depende de la voluntad del IMCINE y su junta directiva y en caso de duda, contradicción o conflicto se estará a lo que diga la Titular o al Coordinador Técnico. ¡Así o más excluyente de la participación social y de la democracia como forma de vida!

A esto, agréguese que la autoridad se adjudicó la potestad de bajar los montos de los dineros solicitados por los participantes, lo cual es una arbitrariedad ya que mete en serios problemas al que diseñó el proyecto original. Además, los recursos concursables pueden ser bajados de un momento a otro, porque se indica en los lineamientos de operación que los recursos están sujetos a la disposición del erario. Si el dinero no llega o a la SHCP no se le da la gana, tal y como sucedió el año pasado, se derrumban los subsidios esperados. Vale la pena recordar que es costumbre de hacienda la de incumplir el mandato del Poder Legislativo. Año con año, a espaldas de la comunidad y del Legislativo, el Ejecutivo Federal recorta el mandato del presupuesto aprobado. Al principio, los recortes los hacían en el mes de diciembre, luego en octubre y ahora, en ocasiones, a medio año.

Y todo porque actualmente, en la junta directiva del IMCINE (2), se encuentra sobre representada la SHCP con dos lugares, quedando a la Secretaría de Cultura otros dos, más un representante de la Secretaría de Gobernación, otro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y uno de la Dirección General de Comunicación Social de la Presidencia de la República. Al IMCINE sólo se le permite participar con voz pero sin voto. ¿Quién manda realmente?

Esta situación se repite en el EFICINE, donde la SHCP tiene dos de los cuatro votos y en caso de empate, Hacienda cuenta con el voto de calidad. ¡Urge cambiar este despropósito!

Hoy, en el cine, aplica el dicho popular de la época del gobierno de Pascual Ortiz Rubio con relación al Maximato de Plutarco Elías Calles. En ese entonces la gente decía: “Aquí vive el Presidente, pero el que manda vive enfrente…” y hacienda con su actuar viola los derechos humanos de los cineastas establecidos en la Constitución de la República y los tratados interncacionales en la materia. (Continuará).

 


 

Anotaciones:

(1) No se incluyó 2020 debido a que el IMCINE no ha hecho público los resultados de su gestión.

(2) Estatuto orgánico reformado el 19 de julio del 2019.

 

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *