septiembre 20, 2020

La marca Chespirito:
¿se les chispoteó el negocio?

¿No contaban con sus (respectivas) astucias? En una historia que remite a padres e hijos, de Emilios a Robertos, de lo que no hay duda es que ante la diversificación del mercado audiovisual, cada parte sabe su jugada. Televisa y Grupo Chespirito no se necesitan tanto como antes.

El 31 de julio terminaron los derechos que tenía Televisa sobre los personajes y creación literaria de Roberto Gómez Bolaños (1929-2014) con las icónicas series de El Chavo del 8 y El Chapulín Colorado. Debido a que el contrato no se renovó por parte de la televisora, los programas salieron del aire en todo el mundo.

“Aunque tristes por la decisión, mi familia y yo esperamos que pronto esté Chespirito en las pantallas del mundo. Seguiremos insistiendo, y estoy seguro que lo lograremos”, escribió en Twitter Roberto Gómez Fernández, hijo de Roberto Gómez Bolaños.

¿Por qué salieron del aire? El actor Edgar Vivar, le concedió una entrevista exclusiva al periodista René Franco para La Taquilla TV, donde reveló que Televisa no quiso pagar por los derechos- “Televisa no renovó el contrato por los derechos sobre los personajes creados por Roberto Gómez Bolaños y su creación literaria. No han llegado a un acuerdo entre Televisa y Grupo Chespirito y la gente está muy desconcertada, me han llamado de Brasil, Chile… Perú”, señaló el actor.

El Chavo del 8 es una serie creada por Roberto Gómez Bolaños hace más de 40 años que se ha transmitido por más de 25 años y se calcula una audiencia superior a los 350 millones de televidentes en todo el mundo.

“Nunca pensé que me llegara a suceder, pero por primera vez encuentro una razón para decir ¡qué bueno que mi Rober no está en este mundo! Este acto incomprensible patea su recuerdo y lo que él más respetó: al público. Tal vez algunos ejecutivos sin visión lo quieren borrar, pero en el corazón y la memoria de los buenos que siempre lo han seguido, estará más vivo que nunca. ¿Verdad que sí?”, escribió Florinda Meza, viuda de Chespirito.

Sin embargo, Edgar Vivar explicó que “por un lado esto puede ser bueno, pues va a dar una oportunidad de renegociar, un negocio que le ha dado a Televisa muchísimos millones de dólares y, que, como interprete te digo que gran parte de ese dinero nunca lo vimos nosotros”.

Los personajes creados por Roberto Gómez Bolaños han sido por décadas un poderoso combustible comercial a la vez que propagador de imaginarios que tienen a la fecha millones de seguidores en muchos países del mundo.

¿Síganme los buenos?

Televisa podría tener prioridad en las negociaciones pero no exclusividad, por lo que Chespirito se convertiría en “agente libre” en el mercado y otra televisora podría hacer una oferta por los personajes y la creación literaria de Bolaños que durante años han sido un éxito en Latinoamérica. Ese universo que creó, tuvo sus primeras licencias en los años 70 y sus contratos no eran de por vida, como otros autores, él fijo fechas para los derechos de su obra por lo que muchos siguen llamando a Chespirito, “el Walt Disney mexicano”.

La empresa familiar tiene en su catálogo programas de televisión, serie animada, souvenirs y videojuegos. En 2019 nauguró Chanfle y Recontrachanfle, un restaurante con una inversión de más de 50 millones de pesos en Plaza Satélite, con la idea es reproducirlo en diferentes partes del mundo.

Los planes actuales para Grupo Chespirito están la serie biográfica Shakespeare Latinoamericano, Roberto Gómez Bolaños (1929-2014) en alianza con la empresa THR3 Media. A su vez se produce la película animada de El Chapulín Colorado.

De igual manera, no se descartan proyectos especiales sobre personajes como el Dr. Chapatín, los Caquitos, el Chanfle y Chaparrón Bonaparte, entre otros.

Ante el desinterés de Televisa por conservar el acervo de Chespirito ya sea porque se rompió la negociación por falta de acuerdo económico, porque la televisora ya no ve ventajas en el mismo o bien en virtud de la reingeniería empresarial de la mayor industria televisiva de México, se especula que el universo creado por Roberto Gómez Bolaños podría tener su futuro en Netflix, Amazon o en alguna otra empresa que facilite, incluso, una nueva versión de la vecindad de El Chavo o de alguno de sus numerosos personajes.

Risas plenas, humor blanco, todo un catálogo de personalidades, de expresiones orales y de indumentarias: “eso, eso, eso” el entretenimiento como jugoso negocio. Camisetas, videojuegos, restaurantes, series: el universo del comediante Roberto Gómez Bolaños (1929-2014).

Se les chispoteó

El rompimiento de Grupo Chespirito con Televisa comenzó en noviembre del 2017, cuando la empresa familiar se despidió de Televisa Consumer Products para emprender su camino de forma independiente.

Para Roberto Gómez Fernández, hijo de Chespirito, significó una nueva etapa en la comercialización de los productos de la marca con la imagen de los personajes de las exitosas series y que abarca ropa, discos, series animadas, peluches y aplicaciones, entre muchas cosas.

Social media, presencia en retail, Licensing, Publishing, E-Commerce y campañas publicitarias, son las áreas que la nueva era de grupo Chespirito explotará.

Para darnos una idea del impacto de la marca van estos datos. En el 2013, Televisa Consumer Products realizó una alianza con JAKKS Pacific para llevar dichos productos a Estados Unidos, con el desarrollo de 130 conceptos.

Kaxan Media Group lanzó hace unos años el videojuego de El Chavo para Wii, con una inversión cercana a los 3 millones de dólares.

Más de 400 productos en todas las categorías, más de 13.5 millones de fans en redes sociales oficiales, 100 contratos a nivel mundial, 2.5 millones de libros vendidos en México y Brasil, cinco promociones con McDonald´s, primera promoción local de Airbnb y más de un millón de descargas del Chavo Learn English en Estados Unidos en menos de 3 meses, hacen del comediante mexicano un fenómeno cuyas alcances aún están por conocerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *