diciembre 9, 2022

La producción cultural: reactivación sin recuperación

Por segundo año, en el marco de la Tercera Jornada Nacional de la Cuenta Satélite de
la Cultura el GRECU recibe, para su publicación en Paso libre, la batería de 15 gráficas
actualizadas al año 2021. La comunidad GRECU agradece al INEGI la confianza
depositada para fortalecer, juntos, una cultura de la estadística.

Para llevar adelante esta labor hemos contado con la colaboración permanente de la
UACM y el Foro de Economía y Cultura. En este 2022 se suma la Secretaría de
Cultura, a través de su Programa México Creativo.

Corresponde en esta primera entrega, abordar el contenido de la gráfica 1. En esta
ocasión no hablaremos de las tendencias históricas, pese a la riqueza de información
que guarda esta herramienta. Nos centraremos en lo acontecido en los últimos tres
años para tratar de entender cómo la pandemia provocada por el COVID 19 afectó el
desempeño del sector cultural.

Importa referirnos a los niveles de producción y en los días que vienen veremos cómo
incidió dicho comportamiento en diversas variables como el consumo intermedio, las
exportaciones e importaciones y la ocupación, entre los más relevantes.

Como está señalado en el título de esta nota, la mejor manera de explicar en pocas
palabras lo acontecido en el sector cultural durante 2021 es que se trató de una
reactivación de la actividad sin recuperación. Esto lo señalamos porque a pesar del
importante dinamismo que se registró en las diferentes áreas de la cultura, salvo
algunas excepciones, todas se situaron en niveles inferiores a los que habían
alcanzado en 2019.

Recordemos que, en 2020, como resultado de la pandemia asociada al COVID 19, la
economía mexicana se contrajo en 7.8% real respecto a un año antes, mientras que el
sector cultural lo hizo en 8.9%.

Con la reactivación de la actividad productiva que se experimentó en el país durante
2021 se alcanzó una tasa anual de 4.6%, en tanto que el sector cultural se expandió en
7.5%. No obstante, el nivel de producción obtenido por este último se situó por debajo
del registrado en 2019, en 2.9%.

El resultado anterior se explica por el dinamismo que se observó en las tres principales
actividades del sector cultural, que en su conjunto abarcan dos terceras partes del
mismo: Artesanías, Producción cultural de los hogares y Medios audiovisuales, que se
elevaron en 18.0%, 12.0% y 3.1%, respectivamente.

Merece destacarse también que las actividades que registraron las tasas de
crecimiento más elevadas fueron Música y conciertos y Artes Escénicas con 28.4% y
22.5% cada una de ellas, en respuesta al prolongado encierro que vivimos, tanto el
público como los trabajadores de la cultura.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.