septiembre 19, 2020

Ley de Cine en Nuevo León;
niegan diálogo, buscan albazo

En el siglo XX, el estado de Nuevo León tuvo lo suyo en la industria cinematográfica nacional. Aquí algunas vistas a largometrajes que forman parte de dicho historial. El escenario del siglo XXI para el desarrollo del cine en la entidad demanda una ley en la que todos los involucrados participen y se sientan representados. (Collage: Producciones Henaine/Warner Bros/Huma Films-Kabuto Films).

MONTERREY. Está por votarse el dictamen de la Ley para la Promoción, Fomento y Desarrollo de la Industria Cinematográfica y Audiovisual del Estado de Nuevo León, el cual fusiona dos iniciativas de ley fechadas el 14 de agosto de 2019. Los promoventes son Mauro Guerra Villarreal, presidente del PAN en Nuevo León, Ricardo Marcos González, presidente del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (CONARTE), Miguel Ángel Cantú González, director de la Corporación para el Desarrollo Turístico (CODETUR), Gabriel Guzmán, vicepresidente de un grupo de empresarios del sector, denominado MIMEC Monterrey Interactive Media & Entertainment Clúster, entre otros. Cabe señalar que en el acta de Consejo de CONARTE fechada el día del 21 agosto de 2019 (que es de carácter público) su presidente no informó al pleno del Consejo ni al gremio de cine su apoyo a esta iniciativa.

El 21 de mayo de 2020, veintiocho integrantes de la comunidad cinematográfica, así como diversidad de gestores culturales, entre los que se incluyen Leticia Vargas (Cineasta), Leticia Guadalupe Hernández Herrera (Productora de Cine), Aurora Mayela Terrazas Guerrero (Cineasta), y Jorge Fernando Moreno Rangel (Cineasta), entre otros, expresaron por escrito un pronunciamiento en el que rechazaban el dictamen de la ley por considerarla regresiva, antidemocrática y excluyente. Reiteraron la solictud de organizar mesas de trabajo las cuales ya habían solicitado desde 2019. La respuesta que obtuvieron fue la noticia de que la votación del dictamen se realizará en el presente mes de septiembre.

Sumado a lo anterior, tenemos el agravante de que los ciudadanos del gremio de cine y los interesados del sector podrán asistir a la votación del dictamen a efecto de impugnarla ¡sí! ¡en plena contingencia sanitaria! ¡todo un albazo en el centro de una pandemia! Así las cosas, los legisladores no la podrán bajar del pleno porque ya se hizo el dictamen y se tiene que votar. Si los ciudadanos de la comunidad de cine la rechazan, como quiera los legisladores la van a sacar adelante, porque los dos partidos mayoritarios, el PAN y el PRI, están apoyando la iniciativa, y los votos que puedan los ciudadanos conseguir en contra, lamentablemente, no serán suficientes para lograr que los diputados la rechacen.

Entre los protagonistas de la Ley para la Promoción, Fomento y Desarrollo de la Industria Cinematográfica y Audiovisual del Estado de Nuevo León, que busca aprobarse este mes, se encuentran (de izquierda a derecha) María Guadalupe Rodríguez Martínez, diputada del PT y quien preside la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Congreso local; Leticia Vargas López, cineasta, académica y promotora cinematográfica y Luis Armando Torres, diputado de Morena. (Fotografías, cortesía de Fernando Galaviz Yeverino).

En una apresurada junta extraordinaria de integrantes del padrón de cine de CONARTE el día 4 de junio de 2020, la Vocal de la disciplina de cine y video del organismo, Lesslye Yin Ramos, explicó lo referente a la iniciativa de ley de cine (¡apenas!) pero incluyendo adiciones. A los pocos días siguientes, coordinó una comisión para una mesa de trabajo para analizar un nuevo proyecto de reformas a dicha ley, pero al parecer, sólo se dio un repaso a un borrador previamente elaborado a puerta cerrada. Como la comunidad artística de Nuevo León sabe, CONARTE en esta administración, se ha distinguido por privilegiar estructuras de decisión vertical y es claro que afectará la autonomía del nuevo organismo cinematográfico.

Repasadas las formas, ahora atendamos el fondo. Si bien es muy importante una ley de cine para el estado de Nuevo León ¿por qué es conveniente para los ciudadanos que este dictamen de ley que promueve el clúster empresarial, CONARTE y CODETUR no se apruebe? ¿Será “secuestrado” el cine de Nuevo León? ¿Por qué esta iniciativa de ley no es viable? Sus principales problemas son los siguientes:

1 Es una ley regresiva porque es antidemocrática, concentra todos los apoyos del cine en una estructura discrecional, el Comité Técnico, denominado COFILMNL, donde varias de las posiciones serían ocupadas por MIMEC Monterrey Interactive Media & Entertainment Clúster. Lo anterior pavimentaría el camino para privatizar el ejercicio público de los recursos del sector cinematográfico, algo verdaderamente aberrante, puesto que no puede haber una ley en la que coexista el tráfico de influencias, esa iniciativa lo permite, el suelo no será parejo, pretende crear un organismo cuyas decisiones serán discrecionales e inapelables, y a la vez manejarán todos los recursos públicos para el cine en Nuevo León. Privatización de los dineros públicos a favor de un grupo y cerrando así la posibilidad de desarrollo del resto. Se debe evitar toda posibilidad de que intereses empresariales privados utilicen su influencia, para hacer sus negocios de alta inversión con dinero público.

Intervención digital y composición del Cerro de la Silla, obra del propio Fernando Galaviz Yeverino, realizada especialmente para su artículo.

2 En ninguna parte de la ley existen mecanismos horizontales de participación que permitan a los ciudadanos intervenir y ser representados en la toma de decisiones y que asegure el acceso equitativo a los recursos públicos para la promoción, el fomento y el desarrollo del cine en el estado. La iniciativa contempla violaciones a los organismos ya existentes de participación de la comunidad cinematográfica y al menos en el texto, no se contempla que se tomarán en cuenta. De nuevo, se está pretendiendo dejar sin materia al gremio de cine.

3 El clúster, es decir, este grupo de entes empresariales, desmantelarían y borrarían los logros de muchos años del gremio de cine en Nuevo León, como el fideicomiso PROMOCINE, creado desde 2003 con mucho éxito. Miembros del clúster han manifestado que no correría peligro dicho fideicomiso, que se complementaría, pero en los hechos, a pesar de que CONARTE incrementó el 24 por ciento los apoyos en Convocatorias de 2019, donde se incluyó el Concurso de Producción Cinematográfica del mencionado fideicomiso, misteriosamente no se abrió la convocatoria en ese año, ni en lo que va del 2020, dando pie a suspicacias, tal vez para allanar el camino para debilitar PROMOCINE, y dar paso a algo nuevo que se estaría tramando.

4 Estimo que la finalidad de la producción de una película debe ser contar una historia, no la promoción turística. La institución de turismo estatal puede tener su oficina o departamento de filmaciones, como hay en otros estados, la cual se enfoca a la promoción de los lugares turísticos propicios para el cine, pero no tiene por qué producir ni controlar los estímulos de la producción cinematográfica. De aprobarse esta iniciativa peligran la democratización de los apoyos, no estarían abiertos a la comunidad, la institución de turismo favorecería a empresas privadas de buen capital. Además, la comisión de cine que propone esta ley, sería una especie de “arrimado” con el órgano de turismo en el estado, atentando aún más contra la disciplina artística.

5 Lo que busca aprobarse no acotaría poder al Ejecutivo Estatal. Buena parte de los consejeros de cine los nombraría el Gobernador, y es claro que designaría también al titular de dicha institución cinematográfica. Si bien el Gobernador puede presidir eventos del organismo de cine, como las premiaciones, no es conveniente que esté presente en cada junta ordinaria de la misma, ya que afectaría la autonomía del organismo cinematográfico.

La película Ya no estoy aquí, de Fernando Frías, es la más reciente producción en la que Nuevo León es protagonista. (Fotografía: Panorama Global/PPW Films).

La iniciativa se excede en una estructura vertical de decisiones, cuando lo necesario es la responsabilidad horizontal. Tiene muy mala técnica legislativa, dejando espacio para vacíos legales inquietantes. Victor Ugalde, presidente del Observatorio Público Cinematográfico Rafael E. Portas e integrante del Grecu, en un análisis de las iniciativas, ha señalado que existe confusión de obligaciones entre los textos. No hay la debida transversalidad con otras leyes preexistentes. Se excluye la animación. No hay observadores ciudadanos.

Por si fuera poco, la institución de cine que plantea dicha ley se le asigna muchas atribuciones, y el que mucho abarca poco aprieta, recordemos que los recursos presupuestales son limitados. ¿Cuál será el costo anual de esta nueva burocracia? ¿Cuánto se invertirá en su sede y en su infraestructura tecnológica?

Aunque la diputada del PT, María Guadalupe Rodríguez Martínez, Presidenta de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Congreso del Estado Nuevo León, ha mencionado que debería este dictamen votarse por unanimidad, el diputado de Morena, Luis Armando Torres, señala que no debe aprobarse este dictamen “Nosotros tenemos el poder y la posibilidad de hacerlo (convocar a las mesas de debate y discusión solicitadas) porque somos diputados, pero los ciudadanos, ustedes no me dejarán mentir, están en desventaja, y no siempre sus iniciativas se les acepta, al contrario, se les desecha, se les quita”.

Espero, en bien del desarrollo del séptimo arte de Nuevo León, que los legisladores tengan en este asunto, como única bancada, los intereses horizontales de los ciudadanos, y no de un grupo vertical, institucional y empresarial.

10 thoughts on “Ley de Cine en Nuevo León;
niegan diálogo, buscan albazo

  1. La información referida en este artículo es falsa en algunas partes y lo que menciona no es para nada la realidad del proceso que se lleva a cabo en Nuevo León en este momento, contesto aquí por alusiones:

    “En una apresurada junta extraordinadria de integrantes del padrón de cine de CONARTE el día 4 de junio de 2020, la Vocal de la disciplina de cine y video del organismo, Lesslye Yin Ramos, explicó lo referente a la iniciativa de ley de cine (¡apenas!) pero incluyendo adiciones. A los pocos días siguientes, coordinó una comisión para una mesa de trabajo para analizar un nuevo proyecto de reformas a dicha ley, pero al parecer, sólo se dio un repaso a un borrador previamente elaborado a puerta cerrada. Como la comunidad artística de Nuevo León sabe, CONARTE en esta administración, se ha distinguido por privilegiar estructuras de decisión vertical y es claro que afectará la autonomía del nuevo organismo cinematográfico.”

    ESTO QUE COMUNICA ES FALSO.

    La junta no fue apresurada: fueron 4 horas de sesión y se convocó de manera oportuna – es decir con tiempo- a compañeros empadronados y no empadronados de la comunidad cinematográfica y audiovisual en NL, por ser considerados directamente impactados por un instrumento legal de este tipo. Se les dió la información completa a los compañeros en una liga de dropbox: las iniciativas, un analísis ordenado por parte de Comunidad y el dictamen. Se presentó un mecanismo como propuesta que salvaguardaba el trabajo ya logrado desde la Comunidad a través de Conarte.

    Se decidió -en comunidad- que se hiciera un Comité de trabajo por Comisión y se convocó públicamente. Se seleccionaron 10 participantes para dicho comité, que quedó conformado por 5 hombres y 5 mujeres, mitad empadronados y mitad no empadronados y el resultado de este trabajo en Comité se hizo público.

    Lo que Galaviz da por hecho en su artículo, lo pudo haber corroborado conmigo como Vocal de la disciplina de Cine y Video de Conarte, que además somos compañeros de Consejo en este periodo, y pudiera haber contado con información actualizada del proceso y sobre la activa participación de la Comunidad de Cine y Video de Nuevo León- no solo de la comunidad empadronada en Conarte.

    Pero eso, informar adecuadamente, no era la intención.

    Quedo de ustedes para cualquier aclaración, porque como menciona en su artículo, a nosotros -que si somos la Comunidad de Cine y Video- si nos interesa “el bien del desarrollo del séptimo arte de y (agrego) en Nuevo León”.

    Atentamente:

    Lesslye Yin Ramos
    Vocal Consejera de la Comunidad
    de Cine y Video, CONARTE NL.

  2. La información que da el artículo si está actualizada, desde septiembre 2019 estamos solicitando un segundo foro de debate sobre la iniciativa de Ley de Cine en el congreso de NL y no se ha realizado. En el congreso local se hizo un primer foro en septiembre de 2019 pero no se socializó y muchos no fuimos convocados, por eso un grupo solicitamos un segundo foro, público, abierto a todos los interesados. Tú estabas en ese primer foro donde solicité que se hiciera un nuevo foro. Tú estabas en ese primer foro de septiembre 2019 como representante del gremio de cine de NL y no nos informaste al gremio de cine que ibas a participar ni nos consultaste en ese momento para debatir sobre la ley de cine. Un grupo hicimos un pronunciamiento público en contra de la votación del dictamen de la ley no porque estemos en contra de una ley de cine sino porque queremos una ley de cine inclusiva y democrática. Y (¡apenas!) hace unos semanas se tocó el tema de la ley de cine en junta del gremio cuando desde 2019 estamos buscando el debate público. Igualmente yo te solicité que como gremio hiciéramos un foro público con el documento que elaboró la comisión de cine, pero no accediste. Por tanto, nadie trata de desinformar, sino de construir mediante el debate público, serio, informado, una ley de cine inclusiva, democrática y que preserve los logros que hasta este momento tenemos en Nuevo León. No hay razón para satanizar el debate público, no hay derecho para bloquear la participación ciudadana, es tiempo de demostrar que la comunidad de cine de Nuevo León somos personas instruidas y analíticas que no necesitan el insulto ni la represión para llevar adelante sus iniciativas, sino que somos capaces de tener un debate de altura y de abrirnos a la participación ciudadana, para construir una ley de cine sólida, democrática e inclusiva para el bien de todos. Por ello, reiteramos nuestra solicitud al Congreso de NL en que se abra un foro público de debate de la ley de cine de NL. Atte. Leticia Vargas López, miembro del Gremio de Cine de Nuevo León.

  3. La información que da el artículo si está actualizada, desde septiembre 2019 estamos solicitando un segundo foro de debate sobre la iniciativa de Ley de Cine en el congreso de NL y no se ha realizado. En el congreso local se hizo un primer foro en septiembre de 2019 pero no se socializó y muchos no fuimos convocados, por eso un grupo solicitamos un segundo foro, público, abierto a todos los interesados. Lesslie Ramos, tú estabas en ese primer foro donde solicité que se hiciera un nuevo foro. Tú Leslie estabas en ese primer foro de septiembre 2019 como representante del gremio de cine de NL y no nos informaste al gremio de cine que ibas a participar ni nos consultaste en ese momento para debatir sobre la ley de cine. Un grupo hicimos un pronunciamiento público en contra de la votación del dictamen de la ley no porque estemos en contra de una ley de cine sino porque queremos una ley de cine inclusiva y democrática. Y (¡apenas!) hace unos semanas se tocó el tema de la ley de cine en junta del gremio cuando desde 2019 estamos buscando el debate público. Igualmente yo te solicité a ti Leslie que como gremio hiciéramos un foro público con el documento que elaboró la comisión de cine, pero no accediste. Por tanto, nadie trata de desinformar, sino de construir mediante el debate público, serio, informado, una ley de cine inclusiva, democrática y que preserve los logros que hasta este momento tenemos en Nuevo León. No hay razón para satanizar el debate público, no hay derecho para bloquear la participación ciudadana, es tiempo de demostrar que la comunidad de cine de Nuevo León somos personas instruidas y analíticas que no necesitan el insulto ni la represión para llevar adelante sus iniciativas, sino que somos capaces de tener un debate de altura y de abrirnos a la participación ciudadana, para construir una ley de cine sólida, democrática e inclusiva para el bien de todos. Por ello, reiteramos nuestra solicitud al Congreso de NL en que se abra un foro público de debate de la ley de cine de NL. Atte. Leticia Vargas López, miembro del Gremio de Cine de Nuevo León.

  4. Muchos intereses ….que puede decir una funcionaria con hartos $$$ intereses en violar los derechos de los demás y conservar su puesto y su acceso a privilegios , no es de extrañar intereses que siempre han movido la cultura y el gobierno en N.L siguen ahí enquistados , tenemos 5 sexenios de robos a manos llenas si Medina y sus séquito de secuaces libraron la cárcel , estos funcionarios piensan que esta bien traficar con influencias, entregar la industria a intereses obscuros . ..y claro desprestigiar y anular a todo aquel que no esta de acuerdo en sus siniestros planes …

  5. ¿A qué funcionaria te refieres Elizabeth Barrón? si es a la Vocal de la Comunidad de Cine y Video, es un puesto honorario, es decir que no percibo remuneración alguna por mi labor como Vocal.

    El estado de Nuevo León tiene un aparato de Cultura que es modelo para todo México y algunos otros países, somos el único estado de la República cuyo organismo de Cultura es un Consejo (CONARTE), que cuenta con la participación de representantes de las 7 disciplinas artísticas que reconoce el Consejo. Las comunidades artísticas no solamente tienen voz, también voto – a través de sus representantes, que son elegidos en votaciones democráticas y observadas por el Consejo Estatal Electoral en Nuevo León –en la toma de decisiones para la política pública cultural de nuestro Estado.

    Qué maravilla que exista la posibilidad de opinar, sin embargo en toda opinión cabe la responsabilidad de enterarse de las cosas para emitir opiniones informadas y que realmente aporten al ejercicio democrático del pensamiento crítico. Tal y como le respondí a la Lic. Leticia Vargas, a quien además le consta que la información que referí está en acta.

    Saludos y que viva la posibilidad de expresarse, informada y responsablemente como un verdadero ejercicio que sume a la cultura de la legalidad.

  6. Contesto a Lesslye, no estoy de acuerdo con lo que dices, y no creo que lleguemos a nada, porque es claro que tenemos dos visiones muy diferentes y opuestas, pero bueno, en la sana discusión de las ideas y del debate, debe existir el derecho a disentir.
    1. Quiero aclarar, que no estoy diciendo que la junta duró poco, o mucho tiempo, estoy diciendo que fue “apresurada”, por la cantidad de explicaciones, planteamientos, firminas, que se presentaron y que es claro, se diseñaron a puerta cerrada, no dando tiempo para escuchar los planteamientos o propuestas de los diez integrantes de la comisión. No es la primera junta de comisión que pasa esto. Eso creo que es mala práctica institucional, antidemocrático e impositivo.
    2. ¿El resultado del trabajo se hizo público? ¿Dónde está los videos de la primera junta en zoom y de la mesa de trabajo de la comisión de los diez para consultarse? ¿Dónde están las firminas presentadas para revisarlas?
    3. En una junta virtual que organizaste, ahí estuve, no hay necesidad de corroborarte algo, pero el trabajo de comisión de los diez, que dices que fue pública, no, tengo mis dudas de que haya sido pública, puesto que no hay video de esta, ni un acta memorial pública, para consultarse.
    4. El resultado de las juntas de las comisiones ordinarias y extraordinarias de las disciplinas artísticas, o de alguna comisión especial, aunque estén en actas, no quiere decir, de ninguna manera, que sean públicas, las actas de las juntas de comisión no se publican en el portal de Conarte, sólo las juntas del pleno del consejo.
    5. Si bien lo que dices es muy cierto, que los vocales no percibimos ninguna remuneración por nuestro cargo, en cierta manera, tú sí lo recibes, eres consorte del actual Director de la Cineteca de Conarte, y ahí puede haber suspicacias de conflicto de interés institucional. Pero bueno, sé que no lo tomarás personal, pero sí es algo deberá normarse, precisamente para que no haya esas situaciones que puedan catalogarse de malas prácticas institucionales.
    6. No existe ninguna agenda personal por mi parte, sólo construir, aportar, y señalar la injusticia para que tal vez germine la posibilidad de que las cosas se corrijan y mejoren, si el enfermo no reconoce su enfermedad, no aceptará el diagnóstico del doctor y no tomará el tratamiento y mucho menos la medicina, pero creo que tu agenda tiene el interés de la institución, misma que le falta un buen tramo para que sea ejemplar, esto es una crítica constructiva, puesto percibo al Conarte muy afín a estructuras verticales, a la opacidad, tengo testimonios de varia gente, de alto perfil, que trabajó ahí y que quiso aportar ideas constructivas, mejoras, iniciativas creativas, aportaciones interesantes, pero lejos de ser escuchadas, fueron boicoteados por la institución, los bloquearon en sus labores, es decir, el personal de la institución, tal vez por alguna instrucción, no colaboraron con ellos, para luego, la directiva de Conarte les diga que no cumplieron con “los indicadores” y fueron despedidos de la institución, lamentablemente así arreglan las cosas, al estilo Pancho Villa, en esta administración. Y eso sin contar lo lesivo que ha sido con los artistas, ya que la directiva de Conarte impulsó y promovió, el año pasado, con un albazo, para variar, la desaparición del presupuesto participativo con que contaban los gremios (ahora les llaman “comunidades”) de las diferentes disciplinas artísticas, desde hace más de 15 años aprox. En una votación muy desafortunada, y demasiado cuestionada. Esto ha sido una crítica constructiva, con el único propósito de que sane de estas irregularidades, y su salud institucional mejore y se fortalezca.

  7. Insinuar que la participación de MIMEC abriría el camino para privatizar el ejercicio de recursos, demuestra que el autor desconoce por completo la naturaleza de los clústers.

    Estos generan una sinergia entre gobierno, sector productivo y academia. Son coordinados a través de una oficina neutral e independiente. Su objetivo es impulsar la industria del Estado.

    Todos en la comunidad de cine buscamos que esta ley finalmente beneficie a la industria cinematográfica, por eso me preocupa que se publique un artículo con este tipo de errores ya que, más que ayudar, puede llegar a entorpecer los procesos que se están llevando a cabo.

    Aquí le dejo al autor el teléfono de MIMEC*, para que antes de volver a descalificar sus esfuerzos, se informe bien de cómo operan:

    [Nombre y teléfono de la instancia cierran el comentario del usuario, editado por Políticas de Privacidad en Paso Libre]

    1. * NOTA DE PASO LIBRE SOBRE DATOS DE CONTACTO

      Apreciable Fernando, agradecemos mucho tu comentario sobre esta nota. Hemos eliminado el dato telefónico sobre el MIMEC, toda vez que nuestras políticas de privacidad nos impiden difundir datos personales o de contacto que no estén autorizadas por sus propietarios. Aunque exista la posibilidad de que sus datos sean públicos, es importante tener su autorización para difundirlo en nuestro portal.

      En su caso, corresponderá al autor comunicarse a la instancia correspondiente. De igual manera, invitamos a nuestros usuarios a evitar la difusión de teléfonos, correos electrónicos, direcciones y cualquier otro dato personal sin consentimiento de su propietario.

      Un saludo cordial.

      1. La dirección y teléfono de MIMEC son información pública. El autor puede buscar el contacto en internet, si es que desea fundamentar mejor su siguiente artículo.

  8. Fernando Mol, en el dictamen de la iniciativa de ley de cine para N.L. dice: “Artículo 4.- Para los efectos de esta Ley se entiende por:
    I. Agrupamiento Empresarial Estratégico (CLUSTERS): Grupo de empresas pertenecientes a un mismo sector de la actividad económica, en una zona geográfica definida, constituidas como asociaciones civiles y reconocidas por la Secretaria de Economía y Trabajo, mediante un convenio de colaboración entre dicho grupo y la Secretaría;”……en efecto, en MIMEC, se incluyen unas instituciones educativas también, no estoy descalificando los esfuerzos de MIMEC, el punto es, evitar la posibilidad de que un grupo de poder, monopolice los apoyos, y los secuestre, como en la realidad ha pasado con otros fideicomisos, y no hay una garantía de que eso se evite, más aún cuando se respalda con estructuras institucionales verticales. Tratamos de evitar eso. Por cierto, en el artículo 4 omite la palabra “gobierno”, si no debería ser así la definición, deben solicitar que cambie su descripción en la iniciativa de Ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *