Para cortes finos, el economista del GRECU

Para continuar con la Tercera Jornada Nacional de la Cuenta Satélite de la
Cultura, en esta ocasión vamos a revisar los datos contenidos en la gráfica
Excedente bruto de operación (EBO) como porcentaje del PIB por áreas
generales.

Lo primero que vamos a aclarar es que el EBO se obtiene de restar al valor
agregado bruto, mejor conocido como PIB, los gastos de producción, es decir, los
asociados con el consumo de capital fijo (el desgaste de los bienes de capital) y el
pago de los salarios. Lo que queda son las erogaciones que se cubren con el
plusvalor que se genera en el proceso de producción, como son renta, intereses,
impuestos menos subsidios y utilidades.

En la gráfica observamos que la mayor proporción del EBO corresponde a las
artes escénicas y espectáculos, así como a los medios audiovisuales con 83.2 y
82.2%. Dicho porcentaje nos indica que los pagos de salarios y las reservas para
la reposición de capital tienen poco peso relativo en el valor agregado, en tanto
que los conceptos que implican el reparto de las utilidades entre los dueños de la
tierra (el local o el teatro), el gobierno, los intereses sobre préstamos y las
ganancias, son los más relevantes.

Ahora bien, las áreas generales que se ubican por debajo del promedio del sector
cultura, que es de 77.4% son: artesanías. 75.9%; diseño y servicios creativos,
69,7%; artes visuales y plásticas, 57.8%; música y conciertos, 51.4%; libros,

impresiones y prensa, 30.5%; formación y difusión cultural en instituciones
educativas, 15.0%, y patrimonio material y cultural con 13.1%.
Es evidente que en las áreas de servicios como música y conciertos y las de
formación y docencia predominan las erogaciones por concepto de salarios, por lo
que el EBO es menor.

Para concluir esta nota, les comento que cuando se inició el cálculo de las cuentas
nacionales el concepto de EBO era conocido como Excedente de Explotación,
algo que inquietaba a los analistas.

Comparte en:
Share the Post:

Related Posts