Programa Sectorial de Cultura: lo que cambió, los que perdieron

Víctor Flores Olea fue el primer presidente de Conaculta y le correspondió la primera versión del Programa Nacional de Cultura, dejando atrás los que fueron elaborados por la Subsecretaría de Cultura de la SEP. La gestión de Alejandra Frausto inaugura la era de los programas sectoriales por ser secretaría de Estado. (Foto: lasillarota.com)

 

Sobre todo el régimen de Andrés Manuel López Obrador, pero con el impulso de la emergencia sanitaria del coronavirus. “Como anillo al dedo”, dijo para soltar la ira de unos y la razón de otros, entre ellos en este Paso libre, Eduardo Nivón, que vio en el dicho la oportunidad del mandatario para radicalizar el proyecto de nación. Por supuesto en el mismo sector cultural gubernamental que estima conveniente el de Tabasco, que bien ejecuta la de Ciudad de México, Alejandra Frausto.

La secretaria de Cultura atina cuando dice que el Programa Sectorial no tiene precedente. La obviedad recae en el hecho histórico, no solo por representar en toda la letra el gobierno en curso. En efecto, da la espalda a la etapa de la que supuestamente no hay que dejar piedra, la neoliberal, pero también a algunos capítulos de la posrevolucionaria, la del influjo de José Vasconcelos, del nacionalismo, la del dominio del PRI.

 

La continuidad. La ratificación que hizo el mandatario Ernesto Zedillo de Rafael Tovar como presidente de Conaculta, cargo que había asumido en 1992 tras la renuncia de Flores Olea, garantizó la etapa más larga de estabilidad del proyecto cultural del PRI. (Foto: Fundación PROA)

 

Pero ciertamente es un fenómeno de cosmética, porque como es claro, los llamados “buques insignias” siguen ahí, pues no tienen por qué irse de la política cultural: preservación del patrimonio, educación artística, estímulos a la creatividad, bibliotecas, etc. Hay otros asuntos que dicen atender pero que no les entran en la entendedera, como tampoco ocurrió con sus predecesores: la política económica para el sector en su conjunto, la visión de una agenda digital, el sentido de coordinar paraestatales, la política fiscal, etc. Unos más, se asumen fuera del guion y a trompicones: publicaciones, el sindicalismo del aparato y los movimientos gremiales desde la organización civil.

De igual manera están los que se presentan como marca original del sistema político que encabezan: los paquetes llamados cultura comunitaria e indigenismo. La atención a estos temas siempre han formado parte del quehacer gubernamental, como saben los más colmilludos antropólogos, historiadores y sociólogos. El giro es diferente por una tesis central: una redistribución del gasto público para ampliar las coberturas, lo que implica quitarle a unos para darle a otros: es la misma cobija ¡estírela!

 

Transición sin ruptura, fue el signo que caracterizó la gestión de Sari Bermúdez al frente de Conaculta, durante la administración de Vicente Fox. El lema del programa de cultura fue “La cultura en tus manos”. (Foto: contralinea.com.mx)

 

Herencias por cumplir

Desde los tiempos de campaña se señaló el corte de caja que enfrentaría el ganador: se trata del primer Programa Sectorial Cultura (Prosec) con secretaría de Estado, aunque no pocos sientan que las entrañas son aún del Conaculta. Los otros planes fueron parte de la Secretaría de Educación Pública. Además, es la primera vez que dicho instrumento contempla la existencia de la Ley General de Cultura y Derechos Culturales, así como el influjo previsto en la Ley de Planeación, pero no observado en la hechura del Prosec, de los organismos autónomos como el de Telecomunicaciones, de Competencia Económica y la Comisión de Derechos Humanos. Adicionalmente, el Prosec de la Cuatroté, es omiso por instrucción presidencial: ni una palabra sobre el papel de las organizaciones de la sociedad civil, como tampoco de las instituciones de educación superior.

El Programa Sectorial de Cultura tiene otra particularidad que le hace diferente a los demás de su especie. Como su matriz el Plan Nacional de Desarrollo, hace de lado la Ley de Planeación. O a medias tintas gracias a la técnica que ofrece la retórica. En lo central, añadimos a lo enunciado líneas atrás, no hay atisbo de cumplir con lo señalado en artículos como el 2, fracción VIII, que refiere a la factibilidad cultural del desarrollo y el 23, sobre las estimaciones presupuestales que debió incluir. Como ley neoliberal, ojalá pronto la echen abajo.

 

Con giros novedosos, pero fiel a los principios heredados de la política cultural de otras administraciones, correspondió a Sergio Vela, como titular del Conaculta, la factura del programa cultural del sexenio de Felipe Calderón. Dejó el cargo en 2009 y le relevó Consuelo Sáizar. (Foto: Presidencia de la república)

 

Los que pierden

La visión unipersonal de AMLO, los brutales efectos de la pandemia en el sector cultural, el Prosec mismo, la austeridad republicana, la reorientación del gasto y por la imposibilidad de responder con liquidez de fondos a las ofertas culturales del sexenio, nos coloca ante una ruptura de pronóstico reservado para lo que venga después de octubre de 2024.

La aparición del Programa Sectorial de Cultura justo en tiempos del coronavirus, es por ello una señal clara al grupo, por cierto, pequeñísimo demográficamente hablando, que por años ha dedicado sus esfuerzos a estudiar y diseñar escenarios de la política cultural. A pensar el sector cultural desde otros paradigmas que no son los de la Cuatroté y en muchos sentidos, tampoco fueron de los neoliberales. Habrá que entender en el curso de los años por venir, los alcances de este divorcio.

 

El Programa Especial de Cultura y Arte del gobierno de Enrique Peña Nieto, le correspondió en su tercera oportunidad como titular del Conaculta, a Rafael Tovar. En la imagen durante una reunión con el Presidente Electo, en la casa de transición, en 2012 (Foto: Notimex)

 

Por ahora y hasta el relevo presidencial de 2024, quedan para mejor momento muchos de los supuestos del análisis y las perspectivas sectoriales acuñados en numerosas fuentes. En ellas debo destacar al menos una que el Grecu mismo elaboró, como fue el caso del libro colectivo ¡Es la reforma cultural, Presidente! Propuestas para el sexenio 2018-2024. También, de manera significativa en estos días el estudio, que es un plan de gobierno de Jorge Volpi, Para salir de terapia intensiva, de CulturaUNAM, cuyo contenido y acciones pensadas se antojan innecesarias por su nula posibilidad de ser determinantes en el proceder del régimen lopezobradorista.

Claro, lo que no se pierde es la opción de seguir en cortito el gratificante ejercicio de elaborar escenarios que algún día se acomoden a la realidad.

Posdata: Con esta entrega, cerramos el ciclo de El rosario del coronavirus, que inició el 13 de abril, un total de 29 artículos. Aun con el Covid-19 en la puerta, es momento de volver a nuestro nicho de análisis, En el paredón.

2 thoughts on “Programa Sectorial de Cultura: lo que cambió, los que perdieron

  1. Muy limitado y poco claro el análisis en esta ocasión por parte de Eduardo Cruz Vázquez, por un lado habla de la etapa neoliberal y por otra, la de la cuartaté … sin embargo nunca dice ni explica la esencia de la filosofía sobre la cultura de ambos momentos, ya sea como concepción o como políticas públicas. porque no habla de la investigación, conservación y difusión del patrimonio cultural de la nación, de la educación y el desarrollo artístico de las “clases medias” de México; por que no habla de los casi 60 millones de pobres que nos dejó la historia de los últimos seis sexenios de la política federal en materia de bienestar social; por qué no habla del diagnóstico nacional sobre la infraestructura cultural creada en 35 años en las hoy zonas de atención prioritaria; por que no habla como se ha fortalecido el carácter pluricultural de la nación mexicana que se reconoce en la Constitución, ¿ han existido políticas públicas para ello o simplemente es una intención de buena voluntad que se han quedado flotando sobre un tapete de letras muertas ?

    1. Mucho gusto recibir sus comentarios, Raúl A. Méndez Lugo. Quizá el uso de las fotografías que aluden a periodos anteriores, le hace pensar en la falta de respuestas a sus preguntas. El artículo señala algunas características del Programa Sectorial de Cultura de la cuatroté. No es su objetivo ir al análisis de los programas de la llamada etapa neoliberal. Tenemos en este sitio una serie de textos de Eduardo Nivón, que bien pueden darle algunas respuestas. Sus preguntas son estímulo para un artículo, tengo por ahí un cuadro que sintetiza las principales características de los planes de cultura de otros sexenios. Le ofrezco intentar hacerlo más adelante, por ahora me toca ir a otros temas. Aprecio infinitamente su lectura y crítica, me hace feliz pues casi nadie nos hace comentarios. Y ojalá nos siga leyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *