diciembre 8, 2022

Revisitando a Bernardo Noval en el Senado y Expo Dubái

Asocio público-privado en la Cámara Alta. Vista del sitio del Centro Cultural Casa Nuestra, la sede del antiguo Senado. (Imagen tomada de casanuestra.mx).

 

Un consentido del líder morenista Ricardo Monreal, fue maltratado por la pandemia. Bernardo Noval, el dueño de Brain Hunter Company, así como de Must Wanted Group, tiene la exclusividad en la oferta de servicios culturales de la antigua Cámara de Senadores.

Al recinto lo bautizaron como Centro Cultural Casa Nuestra; de 2019 a 2021 firmó, con toda ventaja como proveedor, contratos por montos predeterminados en 7 millones de pesos, según consta en transparencia.

Sin embargo, Noval sólo pudo agotar la bolsa del primer año, con una facturación de un millón 835 mil 424 pesos, de un millón 700 mil pesos autorizados.

El contrato de 2020 fijó el límite en 2 millones de pesos más IVA. La crisis sanitaria le pasó la factura por un millón 112 mil pesos. Por lo que refiere a 2021, el convenio de colaboración “para la realización de acciones necesarias para el desarrollo de eventos culturales que se le encomienden” a Must Wanted Group, llenó el arca con 3 millones 300 mil pesos para ejercer de junio a diciembre. En breve sabremos si se los alcanzó a gastar.

Algunas de las actividades organizadas por el amigo y socio de Andrés Roemer –ya sean por iniciativa propia o por solicitud del Senado- han sido “Exposición Afroméxico”, “Galería pop up experience”, “Exposición Mandála, un instrumento de Paz” y “Exposición Manuel Felguérez, formas y matices secretos”.

A inicios de año, Brain Hunter Company mostraba en todo lo alto su sitio en la red. La galería de clientes, para una empresa creada en julio de 2013, en el arranque del gobierno de Enrique Peña Nieto, se conformaba por numerosas dependencias públicas y de las entidades federativas. Hace semanas desapareció el dominio.

No por ello los negocios se han detenido. Recientes informaciones publicadas en Animal Político y Latinus, ofrecen algunos detalles del convenio suscrito con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para el manejo de la presencia de México en Expo Dubái (aquí en Paso libre lo dimos a conocer el 6 de octubre de 2021, en nota de Vicente Gutiérrez).

Nosotros recapitulamos: el instrumento jurídico fue firmado el 3 de agosto del año pasado y vence el 30 de junio de este 2022. Se encomienda crear un fideicomiso privado con cartera hasta por 9 millones de dólares (“sin que sea limitativo”).

Es así como, con el aval de Banobras, se impide saber la administración de los dineros recaudados; si, en efecto, se han cumplido las expectativas con tal alcancía.

Dato curioso: la empresa de “Bernie” Noval tuvo que modificar su objeto social para poder sumarse a la Expo Dubái. Lo hizo el 30 de julio de 2020.

Distintas informaciones recabadas aseguran que están depositados fondos provenientes del gobierno federal, hasta un 25% del total.

El convenio dice que la SRE no hará aportación económica “ni de ninguna naturaleza”. Eso sí, el convenio le dio la facultad de “ratificar” a la directora operativa, una colaboradora cercana a Noval y Roemer, Laura Guagnelli.

Vale indicar que la primera comisaria para Expo Dubái fue María Elena Tanabe, colaboradora de la subsecretaria Martha Delgado, responsable de todo el proceso del pabellón, y luego la sustituyó Martha Catalina Jaramillo, adscrita a la Embamex EAU.

Lo cierto es que Banobras y Fonatur han dado contratos para tareas en Dubái a Brian Hunter Company. Por adjudicación directa el 14 de octubre de 2021, dicho banco le concedió 40 millones de pesos sin aplicación de IVA.

Así las cosas, el otro 25% debieron aportarlo gobiernos de los estados y el maravilloso 50% una diversidad de empresas lideradas por Concamin.

Y al hablar de esos dominios árabes, información también obtenida por transparencia ofrece cómo se gasta el presupuesto en la Embajada de México en los Emiratos Árabes Unidos. De 2019 a 2021, recibió para su operación 4 millones 352 mil 950 dólares (USD).

Llaman la atención algunos de los renglones donde se observan las mayores erogaciones de la Embamex EAU. Por ejemplo, en renta de equipo de cómputo y comunicación se gastaron en tres años 2 millones 036 mil 365 USD.

En sueldos de personal auxiliar 582 mil 514 dólares y en renta de inmuebles para residencia 503 mil 755.

Para apoyar gastos de viaje por eventos culturales y para eventos culturales se citan 1,241 y 975 USD, respectivamente.

¿Y Bernie? Hasta ahora, viento en popa gracias a las manos de sus amigos.

 

Un patrimonio gestionado por un particular. (Imagen tomada de enlaceinformativo.mx).

Comparte en: