Virtualización de la Feria Popayán Ciudad Libro 2020

El director de la Feria Popayán Ciudad del Libro, Dr. Felipe García Quintero.

POPAYÁN. Hemos insistido en artículos precedentes, que un instrumento como la virtualización telemática es una opción importante a considerar frente a las restricciones que plantea la actual crisis pandémica.

Un ejemplo de esto es la manera como organizó la Tercera Edición de la Feria Popayán Ciudad Libro en este dramático 2020, la Universidad del Cauca asentada en esta bella y culta ciudad de Popayán, ubicada al sudoeste de Colombia. Universidad que recientemente cumplió 193 años de labores académicas, investigativas y culturales.

El coordinador académico del evento, Dr. Felipe García Quintero (en la foto al lado del poster del mismo), uno de los más notables escritores de la literatura contemporánea de Colombia y con importante experiencia docente y gestional, nos contestó gentilmente un cuestionario de preguntas pertinentes acerca de esta innovadora experiencia para un medio acostumbrado a la presencialidad masiva, con gran éxito previo por cierto, en las dos primeras ediciones, 2018 y 2019, recibiendo siempre el apoyo del Ministerio de Cultura colombiano, así como de las autoridades regionales y municipales.

¿Qué experiencias te deja la virtualización del evento?

La virtualidad es un entorno que ha permitido interactuar con el público y los escritores de manera sincrónica, mediante la conexión a las actividades programadas y también de forma asincrónica, cuando la gente reproduce y/o descarga los videos de la red. En este sentido la cobertura y el impacto se proyectan por fuera de las fronteras locales. En conclusión, la virtualidad es un formato ventajoso, de gran ayuda para el diálogo cultural, que bien puede alternar con la presencialidad cuando todo vuelva a la normalidad habitual.

Si nos puede hacer el favor de comparar a grandes rasgos, sin necesidad de precisar cifras concretas, de los costos entre el evento real y el virtual.

Los costos de la producción se reducen significativamente en ciertos rubros que implican costos de traslados y estadía de los escritores invitados y se acrecienta en el cubrimiento periodístico en las redes y el apoyo logístico de la plataforma empleada para las actividades. No obstante, el ahorro mayor fue poder contar con una nómina importante de escritores latinoamericanos, pues su participación en Popayán ciudad libro 2020 no hubiera sido posible sino es gracias a la virtualidad.

¿Qué sugerencias harías a otros para adoptar este método de virtualización debido a la actual contingencia sanitaria?

La recomendación es emplear los recursos de la virtualidad como medio de comunicación e interacción cultural. También ha crear repositorios abiertos para la consulta y circulación de los contenidos.

Sugerencias especialmente importantes para todo el sistema de producción y distribución cultural latinoamericano, cuyas estructuras y procesos organizativos, en la “antigua normalidad”, estaban muy concentrados en las grandes ciudades y públicos.

La tecnología virtual puede abarcar ciudades intermedias y pequeñas regiones marginales, cuya tele-presencia, podría dinamizar, de maneras impensadas, su potencial cultural haciéndolo circular por todo el mundo con una derrama significativa de beneficios económicos y cognitivos que permitan su sostenibilidad a pesar de las limitaciones que existirán aún a mediano plazo.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *