¿No se supone que las buenas relaciones comerciales con los Estados Unidos favorecen las inversiones binacionales? Al menos eso ha presumido el gobierno de la 4T. Será la burocracia amloista o la pandemia del coronavirus, pero Live Nation le dio la espalda a la fiesta y canceló la compra del paquete accionario de OCESA en poder de Televisa y CIE. (Imágenes cortesía de Vicente Gutiérrez).

Ahuyenta inversión la 4T: Live Nation dice no a Televisa y CIE

¿No se supone que las buenas relaciones comerciales con los Estados Unidos favorecen las inversiones binacionales? Al menos eso ha presumido el gobierno de la 4T. Será la burocracia amloista o la pandemia del coronavirus, pero Live Nation le dio la espalda a la fiesta y canceló la compra del paquete accionario de OCESA en poder de Televisa y CIE. (Imágenes cortesía de Vicente Gutiérrez).

Live Nation decidió bajarse del escenario mexicano. Retrasos burocráticos y la pandemia acabaron por hacerles desistir de su inversión. La empresa notificó a Televisa y a Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) la decisión de no comprar el 51 por ciento de OCESA, una transacción valuada en 465 millones de dólares, con una venta directa del 11 por ciento y una desinversión de Televisa del 40 por ciento.De esta manera, CIE recibiría 3,629 millones de pesos y Televisa 5,206 millones de pesos como contraprestación, y un dividendo de aproximadamente 350 millones de pesos con la transacción.

El 26 de mayo, Grupo Televisa, envió un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores. “Live Nation ha notificado a Televisa la terminación unilateral del contrato de compraventa de acciones. Televisa está en desacuerdo con la Carta de Terminación y se reserva todos sus derechos en relación con los argumentos previamente vertidos por Live Nation y cualquier acción relacionada, así́ como con respecto a la Carta de Terminación, y evaluará todos los recursos y acciones que tenga a su disposición bajo los acuerdos y leyes existentes”.

Por su parte, Corporación Interamericana de Entretenimiento, señaló que “en relación a la transacción anunciada el pasado 24 de Julio de 2019, por la cual convino con Live Nation Entertainment, la venta de acciones representativas del 11 por ciento del negocio de entretenimiento en vivo de CIE (OCESA), y del 51 por ciento de las acciones de otros negocios de CIE; recibió una notificación donde Live Nation pretende ejercer un supuesto derecho para dar por terminado el contrato de compraventa de acciones previamente celebrado con CIE, con lo cual CIE difiere”. Sin embargo, la empresa que dirige Alejandro Soberón Kuri todavía espera que en algún momento puedan llegar a un acuerdo.

“Dicha notificación, o las acciones o eventuales procesos que en consecuencia potencialmente resulten o inicien las partes, no les impiden sostener conversaciones que eventualmente permitan alcanzar acuerdos que resuelvan sus diferencias, no obstante que ha vencido el plazo del Standstill Agreement celebrado entre las partes, que CIE anunció el 5 de mayo pasado. CIE continuará analizando sus alternativas, y se reserva todos los derechos que le correspondan al amparo de los acuerdos celebrados para dicha transacción y conforme a la legislación aplicable”.

Treinta años después de un quiebre en la noción del entretenimiento en vivo en México, que fue justamente lo que alentó en los inicios de los 90 CIE/OCESA, el futuro del corporativo tendrá que superar el desafío de los tiempos del coronavirus. La duda es de dónde vendrá el capital necesario para sacar adelante la empresa de la que es socia Televisa.

La 4T apagó los festejos

Live Nation, CIE y Televisa festejaban el 24 de Julio de 2019 el acuerdo de compra: “Esta transacción representa la evolución natural de una sólida relación entre CIE y Live Nation, quien ha sido socio de OCESA a través de Ticketmaster desde 2009. Esta inversión reafirma la confianza de Live Nation en México y su importancia en el mercado global del entretenimiento. Estamos muy orgullosos de asociarnos con Live Nation”, dijo Alejandro Soberón Kuri, presidente del Consejo de Administración y director general de CIE.

Por su parte, Michael Rapino, presidente y CEO de Live Nation Entertainment daba la bienvenida a la empresa. “OCESA ha sido socio de Live Nation en giras, festivales y boletaje en México por muchos años y admiro mucho el negocio que ha construido Alejandro. Este paso es una extensión lógica para ambos equipos y estamos ansiosos por seguir trabajando juntos en muchos espectáculos”.

Televisa anunciaba su salida del negocio del entretenimiento en vivo mediante la venta de su participación no consolidada del 40 por ciento en OCESA. “Estamos muy agradecidos con Alejandro Soberón Kuri y con su equipo por sus muchos años de colaboración y liderazgo en el desarrollo de OCESA, la cual se ha convertido en uno de los líderes en la industria del entretenimiento en vivo en México”, dijeron Bernardo Gómez y Alfonso de Angoitia.

Incluso, Jaime Zevada, director de Administración y Finanzas de Grupo CIE, declaró en aquel momento a este reportero que “la última palabra la tiene la autoridad. Nos parece que después de que estuvimos casi tres años en el proceso de investigación (por parte de la COFECE) debería de entender muy rápido (la autoridad) que es un cambio de manos, accionario, que no modifica la industria ni el rol de OCESA en la industria, no debería ser mayor tema, pero al final del día, repito, ellos tienen la última palabra”.

Por eso, nadie esperaba que todo se detuviera ante el cambio de gobierno y la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. La operación y la aprobación de las autoridades regulatorias correspondientes se trabó y quedó en pausa por varios meses.

Dos figuras que darán mucho de qué hablar en los próximos meses. El primogénito del magnate, Carlos Slim Domit, tiene una fuerte relación de negocios y amistad con Alejandro Soberón. En tanto que el primer beneficiado de la posible debacle de CIE es Guillermo Salinas Pliego, dueño del recinto Arena Ciudad de México, promotor deseoso de una mayor participación en el mercado y hermano del dueño de TV Azteca.

En marzo pasado, Joe Berchtold, presidente de Live Nation señaló en un informe con analistas financieros: “Live Nation aún no puede concretar compra de OCESA. Creo que cuando comenzamos esto, hace varios meses, una de las cosas que pensamos era que como OCESA había sido revisada por la misma entidad de gobierno con la que estaban familiarizados, sería un proceso muy rápido pero resultó que esta transacción fue puesta con un diferente equipo y departamento del gobierno”.

Para el 7 de mayo, Michael Rapino, presidente del gigante de entretenimiento fue claro: “Queremos hacer negocios con OCESA pero no estamos seguros en dónde está parado México”.

Y, agregó,  “tuvimos una larga relación con OCESA ayudándoles en el negocio de las giras mientras ellos construían sus negocios. Ha tomado tiempo obtener las aprobaciones del gobierno, sucede… pero queremos retrasar el pago de efectivo hasta que los dos sepamos cuándo y cómo vamos a pasar la crisis y esto es el intento”.

De esta forma, al parón del entretenimiento en vivo por la emergencia sanitaria del Covid-19, se sumó el retraso del gobierno mexicano para autorizar la transacción entre las empresas. Una de la inversiones más importantes para la industria del espectáculo en vivo en México se esfumó, dejando de lado la posibilidad de más conciertos, derrama económica y múltiples beneficios en la cadena de valor.

CIE cumple 30 años de vida en el 2020, en uno de los momentos más complicados para un negocio que busca regresar a los escenarios; pero hasta ahora, el futuro es incierto y no hay fechas claras para que esto suceda. Por el momento, el show no puede continuar.


Algunos datos

OCESA, el gigante mexicano del showbusiness, se posicionó como el tercer promotor de espectáculos en el mundo con más de 4 millones de boletos vendidos en el 2018.

Live Nation Entertainment es la compañía líder de entretenimiento en vivo en el mundo, compuesta por líderes del mercado global: Ticketmaster, Live Nation Concerts y Live Nation Sponsorship. Socios de las giras más importantes del mundo con artistas como Madonna, Lady Gaga, U2, Imagine Dragons y One Direction.

El gigante mundial opera más de 158 recintos en seis países, produce más de 60 festivales al año, maneja más de 280 artistas y, según sus cálculos, desde el 2009 que se fundó, ha vendido más de 455 millones de boletos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *