Bitácora de un cautiverio: Salón de baile

(Foto: Fabiola Rossell).

La sesión de baile dura entre 1 y 2 horas; depende de la inspiración o del día de la semana. Consiste en estiramientos, aplausos y simular una compañera de baile, con falda holgada y tacones rojos. La sala y parte del comedor se convierten en la pista de baile. Bailamos pegadito, despacito y después se aviva la música y nos despegamos un poco y cambiamos de ritmo. Aplaudimos, cantamos, reímos, abrazamos esta vida en cuarentena.

Yo estoy en el otro balcón del edificio de enfrente y me saca una sonrisa pensar en nuestra sesión de baile. Porque sí, ya me siento flotando ahí con él todas las tardes. Cuando termine todo esto, tocaré a su puerta y le invitaré un café, aunque sé muy bien que le debo mucho  más. (Fabiola Rossell).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *