diciembre 3, 2022

Al tiro 13 de septiembre de 2019

En eso de la “redistribución de la riqueza cultural”, hay asegunes en la gobernanza de la 4T pues, en cosas del mercado, o son neoliberales o no existen. Si quiere escuchar en noviembre próximo a la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, bajo la batuta de Gustavo Dudamel, puede cuestionar a la secretaria de Cultura sobre los alcances de su principal tesis de gestión. En el Palacio de Bellas Artes, en exclusiva por Ticketmaster, tendrá que desembolsar 3 mil 274 pesos por un lugar en luneta o al menos mil 184 pesos por una butaca en donde quizás ni vea la greña del venezolano. Si quiere ir al Auditorio Nacional, los mejores lugares son de 3 mil 950 pesos y los “baratos” cuestan mil 770 pesos. Por cortesía de la Comisión Federal de Competencia Económica, nadie se salva de las infames comisiones (ya incluidas en el precio). Bajo el sol de la 4T ¿quién rinde cuentas de contratos y ganancias de estos casos?

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.