Ángeles motorizados

 

“Aquí torre central… hay un accidente en Eje Uno Norte, frente al metro Garibaldi. ¿Quién está más cerca?”, se escucha en la radio.

Viridiana Heredia, de 27 años, se dispone a contestar la llamada de auxilio. Ella es paramédico de primer contacto y forma parte del agrupamiento motorizado de la Cruz Roja Mexicana.

Durante su turno de trabajo, que a veces dura 12 horas al día, le toca atender ocho o diez llamados de emergencia. “Ninguno es más relevante que otro, todos tienen su complejidad”, contesta cuando le pregunto si recuerda algún caso en especial.

Para esta guapa mujer, de ojos profundos, es más difícil tratar con la gente, que manejar su moto a gran velocidad para salvar una vida, porque “llegar a tiempo puede ser la diferencia entra la vida y la muerte”.

¡Viridiana es, sin duda, otra de nuestras heroínas anónimas en la gran ciudad!

 

10 de noviembre, colonia Tabacalera, Ciudad de México.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *