Bitácora de un cautiverio: No misiles, sino microbios

El jardín de las delicias, panel El Infierno, de Jheronimus Bosch, El Bosco Pintura al óleo sobre tabla. (1450-1516).

La economía está en coma inducido. Hay un fallo global. La pandemia nos tomó por sorpresa, a pesar de haber sido anunciada por Bill Gates en 2015. Reflexionemos sobre nuestra realidad actual. Debemos priorizar recursos a la base social, al fomento cultural y al rescate de empresas esenciales. Renunciar al individualismo y privilegiar las áreas vitales para obtener reacciones más efectivas. Basta del darwinismo capitalista. Aprovechemos esta circunstancia para mejorar como personas. Debemos vigorizar esa parte de la sociedad de Fuerzas de Primera Línea. Los servicios son esenciales, aparte de aplaudirlos hay que retribuirlos. (Lourdes Sosa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *