Celebremos la vida a través de la danza (y II)

La danza es el lenguaje secreto del alma

Martha Graham

 

La obra Danzante, forma parte del repertorio de la compañía de danza contemporánea Ángulo Móvil. Bailarín y coreógrafo Rafael Hernández (2019), máscara de Javier Espíritu. (Fotografía, Centro Cultural Mexiquense en el Encuentro Nacional de Danza México 2019).

 

La Academia

Desde el surgimiento de la danza moderna y posteriormente contemporánea, varios coreógrafos fueron creando sus propias formas de entrenamiento, con el fin de que sus bailarines hablaran su mismo lenguaje de movimiento. Algunas de ellas se convirtieron en técnicas que se utilizan para la formación de nuevos elementos y para mantenerse en las mejores condiciones. Tomemos en cuenta que un bailarín requiere un alto grado de preparación, su entrenamiento ideal es mínimo de dos horas de clase, más las horas de ensayo o creación de las obras, cinco días a la semana.

Función de graduación de la primera generación de danza contemporánea del Sistema Nacional para la Enseñanza Profesional de la Danza INBA. 1984, Teatro de la Ciudad, CDMX. (Fotografía, archivo Marcela Flores Ruvalcaba).

En México, en 1932 se estableció la primera escuela de danza perteneciente al departamento de Bellas Artes de la Secretaría de Educación Pública, la cual fue dirigida por Carlos Mérida. Más adelante, en 1976 el INBA plantea esta educación de manera más formal con el primer programa escolarizado en danza para bailarines de concierto, ofrecido por la Academia de la Danza Mexicana. Con duración de ocho años, los aspirantes a bailarines profesionales ingresaban para cursar el quinto año de primaria y egresaban al concluir la educación preparatoria. Posteriormente, se convertiría en el Sistema Nacional para la Profesionalización de la Danza, con las especialidades en clásica, folclórica y por primera vez contemporánea.

Otras instituciones y universidades ofrecieron, de manera muy exitosa, otros programas de profesionalización de la danza. Tal es el caso de la Universidad de Colima, tras más de tres décadas ha logrado consolidar la licenciatura en Danza Escénica. En 2017 realicé un proyecto de investigación y documentación de este proceso, en este video pueden conocer un resumen de ello.

En obra, con los bailarines Cristina Zamora, Rafael Hernández Ramos, Germán Romero e Ignacio Sánchez Verduzco. Propuesta escénica de la coreógrafa colombiana Sonia Casadiego, realizada en su estancia con la compañía Ángulo Móvil en 2016, como parte del programa de intercambio Colombia-México del Instituto de Cultura de Medellín. Esta obra se ha presentado en diversas casas abandonadas las cuales sirven como escenografía. (Fotografías, Carlos Ramírez Vuelvas, cortesía de Ángulo Móvil).

Ángulo Móvil

Debido a la necesidad por tener sus propios espacios de expresión, en Colima se han creado muchos grupos independientes de danza contemporánea. Por su calidad y trayectoria destaca Ángulo Móvil, compañía conformada por egresados de la licenciatura de danza escénica de la Universidad de Colima. Sus integrantes son: Ignacio Sánchez Verduzco, director, coreógrafo, bailarín y fundador; Cristina Zamora, bailarina y fundadora; Rafael Hernández Ramos, bailarín y coreógrafo; Karen Saraí Vicente, bailarina; Liliana Kareli Pérez Figueroa, asistente técnica y German Romero como invitado especial.

A lo largo de una década de trabajo constante, han tenido que ir aprendiendo sobre la marcha a gestionar espacios para ensayar, recursos para sus producciones y funciones para mostrar su trabajo, sin descuidar su entrenamiento, montajes y ensayo. Su labor la realizan de manera vertical, es decir, todos están inmersos en la organización, planeación, creación, producción y gestión de la compañía. Además, han buscado el apoyo de especialistas en diversas ramas, a fin de enriquecer su desempeño, como es el caso del artista plástico Javier Espíritu que ha creado máscaras y elementos escénicos, así como la gestora cultural Liliana Márquez que los ha apoyado en la configuración de proyectos.

Al ser Colima un estado limitado que no cuenta con un teatro independiente y en el que coexisten varios grupos de danza, han sabido crecer apoyándose mutuamente. Ángulo Móvil es un grupo muy estricto en cuanto a su trabajo artístico, pero muy flexible con el fin de dejar evolucionar a cada uno de sus miembros. Asimismo, han sabido aprovechar las oportunidades que las instituciones ofrecen, postulando y obteniendo becas que les ha permitido llevar a cabo sus proyectos como compañía y también de manera individual. Primero fueron beneficiados con becas estatales y posteriormente federales por medio del Fonca en diversas categorías. Sin embargo, también han buscado otras fuentes de financiamiento por medio de patrocinio, funciones con pago de taquilla y al mismo tiempo cada miembro tiene algún proyecto u otro trabajo relacionado con el arte.

Obra Bitácora del cuerpo, coreografía Ignacio Sánchez Verduzco, 2015. Cinco seres que buscan su realidad su realidad a través de la ficción. (Fotografía, Javier Flores, cortesía Ángulo Móvil).

La compañía cuenta con varias obras en su repertorio y se han presentado en diversos escenarios y festivales de danza en el país y el extranjero. Además de ello, fueron pioneros en 2013 al dirigir el programa de televisión Tercera llamada, el cual buscaba formar nuevos públicos para la danza. Este se transmitía en el canal ONCE local de Colima con una emisión semanal.

2019 fue un año de gran actividad: participaron en el Encuentro Nacional de Danza llevado a cabo en el Estado de México y en el Séptimo Festival Internacional de Danza de Aguascalientes. Además, celebraron con diversas funciones su décimo aniversario, el cual conmemoraron con el programa Retrospectiva, conformado por las obras Danzante, de Rafael Hernández y Abbá de Ignacio Sánchez. Debido a la pandemia, las funciones que tenía programas para este mes en Hermosillo, Sonora y Tijuana, BC, fueron pospuestas; estén atentos para que no se pierdan sus presentaciones.

Singüara, es una obra excepcional inspirada en la tradición y el arraigo, muestra la calidad escénica y técnica de Ángulo Móvil. Intérpretes: Cristina Zamora y Rafael Hernández Ramos. Coreografía: Ignacio Sánchez Verduzco, Joven Creador 2016-2017 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. (Fotografía, Alicia Salazar y Erwin Díaz, cortesía de Ángulo Móvil).

Su labor en una década no ha sido fácil. Quienes los hemos podido apreciar en un escenario agradecemos su arduo trabajo y apreciamos su dedicación a cuidar cada detalle; los hemos visto crecer y madurar. Ángulo Móvil no se detiene, tiene una constante exploración de propuestas, de movimiento, de elementos nuevos que van nutriendo su obra. El reto que está por venir no será menor, pero han sabido reinventarse día a día con base a su gran creatividad. Reciban desde aquí mi reconocimiento a su gran trabajo.

Aquí pueden ver un video de su décimo aniversario.

En 2020 celebramos un Día Internacional de la Danza distinto, sin plazas llenas de bailarines, ni las funciones especiales. Posiblemente estaremos viendo transmisiones en vivo o repeticiones grabadas de algunas obras, pero siempre extrañaremos la esencia de las artes vivas, el vibrar y sentir al ser parte de una manifestación artística escénica. Celebremos la vida a través de la danza, bailemos donde quiera que estemos.

Hasta el próximo Vuelo del ticús.

 

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.