Coronacrónicas antivirulianas: Quédense adentro

 

 

Foto: Daniela Orlando

Yo quería ser bailarina pero me quedé encerrada en mi cuerpo. Perdí la puerta que me permitía salir, así que desde entonces viajo aquí adentro. He encontrado todo: un universo inagotable, un lugar donde dormir y mi voz; la que nadie escucha o la que suena diferente al salir. A veces me asomo afuera, me veo en los espejos y las ventanas que no distinguen la figura que soy. No distinguen las risas que brotan y agitan mis órganos.

Yo quería regalarles mi cuerpo pero me enamoré.

Me gusta este hogar que alimento, que tiene música y sus propias estaciones. Últimamente caminamos por el desierto. Se dice que allá afuera también es árido, se fue el ruido. Mi vigilante dice que se fueron a sus casas. Yo creo que también se enamoraron. (Daniela Orlando).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *