Coronacrónicas antivirulianas: El mar en tiempos de virus

Mazunte, Oaxaca. Lo siento cuando subo al auto camino a la costa. Aunque haya pasado días de locura desbordada de trabajo, ese solo instante de subirme al auto lanza mi cabeza irremediablemente hacia otros viajes. Lo mismo ocurre cuando me apoyo por primera vez en la arena, el pasado de ese instante no son los días de trabajo previos. El tiempo se sustrae para colocar en el pasado inmediato las arenas de otros viajes. En estos días, el tiempo volvió a comprimirse e insertarse con el tiempo de la muerte. Desde ayer en el pueblo todo está cerrado: los bares, las cantinas, las tiendas. También la playa. Entre susurros las voces corrían y se preguntaban qué tenía que ver el mar con este virus tan exclusivamente nuestro. (Eva Capece).

Foto: Eva Capece

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *