Coronacrónicas antivirulianas: La discreción de los héroes

Camino por una colonia desierta en Cuernavaca. En medio de la quietud en estos días extraños de coronavirus, miro una escena en la calle de Sol que parece sueño o alucinación. Entre jacarandas encendidas, un terreno baldío se incendia. Bomberos apagan el fuego. Discretos, no se toman selfies, ni publican su tarea en redes sociales. Como los equipos de médicos y enfermeras en los hospitales, que apagan otros fuegos dentro de cuerpos con fiebre, estas figuras que veo entre el humo hacen lo suyo y nos ponen a salvo. Son héroes de todos los días. Y siento un profundo deseo de gritar “¡Gracias!”, pero no quiero distraerlos. Mejor les tomo una foto como homenaje. (Adriana Malvido).

(Foto: Adriana Malvido)

2 thoughts on “Coronacrónicas antivirulianas: La discreción de los héroes

  1. hermoso texto y foto que nos recuerda que hay mucha gente buena que hace su trabajo sin aspavientos y sin salir en las noticias. Gracias a todos ellos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *