Coronacrónicas antivirulianas: ¿Ligue quéééé?

(Foto: Archivo)
Hay recuerdos de cuando te has ligado a alguien y punto. Como en aquel poema, sin preguntas, sin respuestas. Sin temores: como va. Al menos en mi caso, eso ocurrió hace bastantitos años. Qué miedos a nada, ni que la Virgen te habla. En otras situaciones, digamos de un ligue con efecto que se antojaba para más días, sacaba uno el cuestionario básico para medir la confiabilidad del sujeto. Aun así, salvo la sorpresa del típico casado chillón en busca del paraíso perdido o del noviecillo aventurero, rara vez sentí angustia al dar el paso. Tantos buenos ratos que llegó uno a pasar con extraños sin mayor aduana. Por muchos meses no podré hacerlo, para tantas cosas hay cura, para el Covid-19, todavía no. (Cris Cantoral).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *