La reapertura de la Zona Rosa ha sido limitada: sólo unos cuantos lugares de comida están funcionando, el comercio informal apenas se asoma y no hay turistas extranjeros a la vista. Sin embargo, los contrastes siguen siendo la marca distintiva en este México actual.

¿Qué estará pensado la doña, sentada cerca de los jóvenes comensales?

 

18 de julio, Zona Rosa, Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *