El estilo personal de legislar… con sombrero ajeno. Ley (Federal) de Artes Escénicas, primer saque

Imagen del 14 de noviembre de 2017 de la firma del convenio marco de colaboración entre la Red de Espacios Culturales Independientes Organizados, RECIO, y la pasada Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. De izquierda a derecha: Ángel Ancona, director del Sistema de Teatros de la Ciudad de México; la actriz Itari Marta, presidenta de RECIO; Eduardo Vázquez Martín, anterior Secretario de Cultura de la CDMX y Samuel Sosa, productor teatral e integrante de RECIO. (Foto: portal vocesdelperiodista.mx).

A principios del presente año, el productor teatral Víctor Weinstock y Hugo Alfredo Hinojosa, productor y especialista en políticas culturales, presentaron a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, presidida por Sergio Mayer, la propuesta para la creación de la Ley Federal de Artes Escénicas.Retomando las palabras del diputado Mayer, este fue el primer saque para convocar a los integrantes de esta comunidad a discutir los temas y las problemáticas del sector. Primero se celebró una mesa de trabajo sobre Artes Escénicasen el recinto legislativo de San Lázaro, el 11 de abril. No abundaré en lo señalado en la reunión pero identifico que lo ahí expuesto otorga elementos para empezar a delinear las distintas problemáticas que afectan actualmente a este colectivo, a partir de las cuales podemos iniciar un diagnóstico de la actividad de la danza y el teatro que fueron las disciplinas con representantes en la mesa.

El proyecto presentado por Weinstock e Hinojosa fue desechado pero continúan las reuniones entre varios representantes de organizaciones artísticas y gremiales, entre las que se encuentran el Colegio de Productores de Teatro, la Red de Espacios Culturales Independientes Organizados, Asociación Civil RECIO; representantes del Congreso Nacional de Teatro y del Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México, Moccam; todas ellas de reciente creación.

Las reuniones de trabajo tienen por objetivo generar un documento que exprese las necesidades y dificultades que actualmente enfrenta la producción, distribución y circulación de la producción de artes escénicas en el país; un documento que refleje las ideas y los intereses de toda la comunidad y que sirva de base para la redacción de la ley referida.

Fue así que Moccam convocó a la comunidad teatral a una reunión abierta para informar sobre el proceso que han seguido las organizaciones arriba mencionadas para crear una Ley de Artes Escénicas de carácter federal. La cita se concretó en el Teatro de la Capilla el domingo 13 de octubre y ofreció un informe sobre lo avanzado hasta ese momento y para hacer una invitación a la comunidad a organizarse, participar y seleccionar a los representantes que deseen sumarse a las mesas de trabajo.

Logo del Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México, Moccam, tomado de su página oficial en Facebook.

En una especie de diagnóstico, los integrantes del Moccam consideran que por un lado existe una escasa organización en el gremio teatral y, por otro, advierten que los colectivos vigentes son a veces cuestionados, por lo que subrayan la necesidad de garantizar la pluralidad en la participación. Además, ante la mejor organización por parte de los productores, prevalece una falta de representatividad para los otros agentes que conforman el sector: los creadores -dramaturgos, directores, coreógrafos y escenógrafos- y los ejecutantes –actores y bailarines-. Aunada a esta problemática es necesario sumar representantes de todas las regiones del país y, sobre todo, de aquellos estados donde se está desarrollando una importante actividad escénica como Guadalajara, Monterrey, Xalapa, Chihuahua y Mérida. De no ser así, puede generarse el resultado de que las “buenas intenciones del centro” rijan nuevamente la actividad escénica nacional. Una situación que además de ir en sentido contrario a los ejes de la actual política cultural, agrava el problema de la centralización que aqueja al aparato cultural en México.

Otros temas relativos al contenido de la ley que se someten a discusión son el estímulo, el financiamiento y la carga tributaria a los espectáculos públicos y la exención de impuestos. En el caso del Impuesto a Espectáculos Públicos, no es general su aplicación en toda la República mexicana. Afecta a los productores en la Ciudad de México y en algunos otros estados, por lo que al buscar una solución a esta carga impositiva se generarán problemas diferentes en otras entidades.

Por otra parte, los temas sustantivos relacionados con la seguridad social de los artistas han quedado de lado o han sido insuficientemente discutidos.

Lo cierto es que las reuniones seguirán celebrándose y los profesionales que hasta el momento han participado se proponen generar una ruta crítica para iniciar la conformación de subcomisiones que atiendan los distintos aspectos que debe contener la Ley de Artes Escénicas. Actualmente revisan la Ley de Artes Escénicas de Chile, recién aprobada, y la Ley de Teatro de Argentina.

Frente a este contexto cabe preguntar: ¿Cuál es el papel de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

Como hasta el momento se ha observado un papel más activo de los productores frente a una escasa participación de la comunidad de artes escénicas, en el ambiente permea cierta desconfianza frente al peligro de crear una ley “a modo” que represente solo a los intereses de un sector.  Y es precisamente ahí donde le corresponde incidir a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados: apuntar y cuidar que la legislación atienda el interés colectivo sobre los intereses particulares.

Se echa de menos la participación de un equipo de especialistas en la materia que acompañe este proceso, como sucedió en la Ciudad de México para la redacción y la propuesta de la Ley de Espacios Culturales Independientes, materia a la que se ha dado seguimiento en esta columna.

chavero_gomez@yahoo.com.mx

24 de octubre de 2019.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.