Jonás viaja, en compañía de sus dos hijos menores, a un destino incierto. Él es uno de los cientos de migrantes centroamericanos que entraron en caravanas hace unos meses a México, buscando mejores condiciones de vida.

Con mucho desenfado y sin preocuparse por la pandemia, se queja que aquí hace más frío que en Honduras, pero asegura que prefiere esto, aun sin empleo ni papeles.

Su mujer y una hija lo esperan en otra estación, para buscar la comida del día.

Metro Revolución, 09 de julio de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *