Fotografía: Juan Raúl Barreiro Isabel

Herencia africana entre nosotros

Fotografía: Juan Raúl Barreiro Isabel

Elegguá es una de las 7 Potencias de la religión yoruba o santería, como se le conoce en Cuba. Su nombre significa “el príncipe mensajero” y aunque es representado con la figura de un niño, es muy respetado y temido porque además de ser uno de los cuatro orishas guerreros, él abre o cierra los caminos de la vida.

En el catolicismo sincretiza con el Santo Niño de Atocha o San Antonio de Padua, como una forma que tuvieron los esclavos africanos para conservar sus antiguas creencias.

En las casas y negocios se le coloca junto a la puerta principal, como un protector. Y en los rituales, se le ofrecen juguetes, caramelos y golosinas, entre otra cosas. Sus colores son el rojo y el negro, que representan vida y muerte, principio y fin, guerra y paz.

El vendedor de ropa usada, que lo tiene como su guardián, me dijo que al tomarle esta foto también me llevaba su protección.

 

17 de septiembre, colonia Guerrero, Ciudad de México.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *