La cultura en Nayarit: entre la agonía y la plenitud

El Teatro del Pueblo Alí Chumacero, en Tepic, abrió sus puertas en septiembre de 1987, al finalizar el gobierno de Emilio M. González. (Imagen tomada de ondacultural.org).

 

Noticia al lector
Paso libre ha convocado a una diversidad de colegas, todos entrañables así como de importantes trayectorias, que radican en distintos estados de la república, para que nos pongan al tanto sobre la situación del desarrollo cultural en sus entidades. En unos casos, en virtud de que se avecina el cambio de gobierno; en otros, por el avance de las administraciones gubernamentales. Se trata de un conjunto que ilustra algunas de las encrucijadas de los sectores culturales. Iniciamos con esta entrega de César Delgado Martínez desde Nayarit. Sirva este serial para generar una reflexión sobre los derroteros nacionales e invitamos a todos los interesados en dar a conocer sus opiniones sobre lo que se vive en sus localidades, a que las hagan llegar a este Paso libre.

 

ROSAMORADA, NAYARIT. Por fin a mediados de septiembre finalizará el cuatrienio de la administración del gobernador panista (quien ganó con una alianza con PRD, PT y PRS) Antonio Echevarría García (2017-2021), hijo de don Toño Echevarría Domínguez, quien también gobernó el Estado a principios del siglo XX (1999-2005).

En los terrenos culturales fue don Toño el encargado de darle un nuevo respiro a la moribunda promoción cultural que recibió de su antecesor Rigoberto Ochoa Zaragoza (1993-1999), célebre porque le comentó a una periodista que en su gobierno en el sector de cultura iba a “poner a un jotito”, porque a esos les gustan esas cosas.

Don Toño supo darle un resplandor a la cultura. Cedió la Casa de Gobierno para las actividades culturales (oficinas, talleres y hasta un salón de danza para la escuela se construyó). Creó el Festival Cultural Amado Nervo, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit (CECAN) con América Hernández como titular y adquirió dos edificios en el Centro Histórico: el exhotel Palacio donde funciona el Centro de Culturas Populares e Indígenas (CECUPI) y la Casa Aguirre en la que se encuentra el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Emilia Ortiz.

Al cambio de sexenio con Ney M. González Sánchez como gobernador (2005-2011) se sintió una gran sacudida en el medio cultural al nombrar como titular del CECAN a Patricia Ramírez, una vendedora de muebles antiguos y organizadora de grandes fiestas como bodas en algunas haciendas del estado. Afortunadamente sólo duró seis meses en el cargo, González Sánchez la pasó al Patronato del Teatro del Pueblo Alí Chumacero y en su lugar  nombró a Corina Ramírez, una destacada pintora con una larga trayectoria en el arte, que como funcionaria su administración se caracterizó por “¡No hay dinero!”.

Después de dos años y medio, el gobernador González Sánchez, despidió a Corina Ramírez, para nombrar a Sergio Eugenio García Pérez, director fundador del Ballet Mexcaltitán en 1989, quien se distinguió por su dinamismo en los diversos programas culturales que se llevaron a cabo. En esos tres años se logró la inauguración del CECUPI y el CAC, la creación de la Secretaría de Cultura junto con la Ley correspondiente (en agosto de 2011). Nayarit fue el Estado Invitado de Honor en el 39 Festival Internacional Cervantino en Guanajuato en 2011. Se inició la construcción de la Ciudad de las Artes, en donde estuvieron los estadios de futbol y beisbol en Tepic, que fueron derrumbados.

 

Vladimir Cora, es uno de los artistas más destacados de la escena plástica nayarita. Nació en Acaponeta en 1951. Aquí La última asamblea (serigrafía, 2003). (Imagen tomada de es.artprice.com).

 

Autoridad para destruir

Al llegar Roberto Sandoval Castañeda a la gubernatura (2011-2017, actualmente preso en el penal federal de El Rincón, por varios delitos que tienen que ver con la corrupción y el narcotráfico) nombró como secretaria de Cultura a Yeniria Catalina Ruiz Ruiz, quien se dio a la tarea de desmantelar dicha instancia, de acuerdo con Sandoval Castañeda, quien envío un decreto al H. Congreso del Estado XXX Legislatura pidiendo la desaparición de la Secretaría, argumentando que el Estado había quedado endeudado y era necesario ahorrar.

Los 30 diputados, por unanimidad, aprobaron la desaparición de la Secretaría de Cultura en diciembre de 2012 y se pasó de nueva cuenta al Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit (CECAN).

Un grupo de trabajadores de la cultura asistieron a una reunión para aclarar la problemática que se vivía, donde estuvo el secretario general de Gobierno José Espinoza. Únicamente Lourdes Pacheco, Miguel González Lomelí, Luis Alberto Bravo y quien esto escribe, argumentaron por qué no debería de desaparecer la mencionada instancia e insistieron en su permanencia.

Otro día un grupo de aproximadamente 50 trabajadores de la cultura se presentaron al H. Congreso del Estado XXX Legislatura, a entregar una carta de protesta por la desaparición de la Secretaría. Ni un diputado. Ni uno sólo. Ni siquiera los miembros de la Comisión de Educación y Cultura (presidida por el profesor Miguel Ángel Mu Rivera) atendieron a los que buscaban que se les escuchara para exponer sus puntos de vista. En la Secretaría General de Gobierno se entregó una carta para el Gobernador del Estado, de la que el silencio fue la respuesta. En estos actos estuvieron presentes Miguel González Lomelí, Alma Vidal, Luis Alberto Bravo, Enrique de Aguinaga y el de la voz.

Yeniria Catalina Ruiz Ruiz duró como directora general del CECAN dos años (2012-2014). Luego fue nombrada por el entonces gobernador Sandoval Castañeda como secretaria de Turismo, donde duró 12 meses. Después de un año en que no ocupó ningún cargo público, el gobernador la propuso para magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Nayarit, ya que es “Licenciada en Derecho” por la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN, 1999-2004), institución en la que también estudió “Instructor de Música” (1996-1999).

El resto del sexenio ocupó la dirección general del CECAN, José Inés Enríquez Ledezma, egresado de la carrera de “Instructor de Música” de la UAN, quien muy joven llegó al CECAN buscando hacer carrera dentro de la burocracia. Ahí se quedó hasta que logró escalar el puesto máximo.

 

Expresiones del movimiento feminista en Tepic, el septiembre de 2020. (Imagen tomada de grieta.org.mx).

 

La llegada del gobierno estatal de Roberto Sandoval Castañeda, a escaso un mes de la realización del 39 Festival Internacional Cervantino en Guanajuato, no afectó la estructura de lo construido por el secretario de Cultura Sergio Eugenio García Pérez, para la asistencia de la delegación de Nayarit, como Invitado de Honor.

Entre las actividades estuvo presente la obra de los grandes poetas como Amado Nervo y Alí Chumacero. Se vio la multiplicidad de caminos en la exposición del taller de la plástica nayarita y en las exhibiciones de la obra de Emilia Ortiz, Lourdes Carrillo, José Benítez, Rocío Maldonado y Vladimir Cora, quien donó una escultura a la ciudad de Guanajuato. Se contó con el concierto de la Orquesta de Cámara de Nayarit con la soprano Alma Rocío Jiménez, dirigidos por José Miguel Ferrer Hinojosa, en un homenaje a la compositora América Manríquez.

Se presentaron varios libros, como Antonio Rivas Mercado. El Ángel de la luz, entre otros. Hubo ventas de artesanías y de comida tradicional. En la Alhóndiga de Granaditas se llevó a cabo el espectáculo Nayarit, origen-fusión y viaje, una pieza dancísticoteatralmusical donde estuvieron representados diversos fragmentos del arte y las culturas nayaritas: de lo tradicional a lo contemporáneo. Se realizó la Callejoneada y fiesta nayarita, con el Mariachi tradicional, la Banda Rosamorada, el Ballet Mexcaltitán y una mojiganga con personajes locales.

El artista wiraxika Álvaro Ortiz López, estuvo al frente de un proyecto que tuvo como encomienda cubrir un piano de cola “con la piel de nuestra cultura”: miles de chaquiras de colores. “El instrumento estará totalmente cubierto de chaquira, excepto las teclas, y en la tapa superior el motivo principal será la cara de un jaguar”. (La Jornada, CDMX, 19 de octubre de 2011, p.2). Se trató de un pianol, o pihanuwixa, que en huichol significa “tiempo de maniobrar sobre el piano”.

Álvaro Ortiz denunció que en el 39 FIC los marginaron. A él y a los dos artesanos que le ayudaron. Mencionó que a diferencia de otros invitados, organizadores y funcionarios, que tenían sus habitaciones cómodas en los hoteles de la ciudad, “ellos pernoctan en un pequeño cuarto, con catres y colchones inflables en el piso, al que van a llegar otras cuatro personas…”. Otra manera de discriminarlos, afirmó Ortiz López, fue presionarlos para reducir 30 por cierto el presupuesto para elaborar el pihanuwixa”. (La Jornada, CDMX, 19 de octubre de 2011, p.2).

 

Una vista al corazón de Rosamorada, el lugar de nuestro autor César Delgado Martínez. (Imagen tomada de nayaritenamora.mx).

 

Cuentas pendientes

El desarrollo cultural en Nayarit durante el sexenio del exgobernador Roberto Sandoval Castañeda, se cubrió con el manto negro de los días terribles que se vivieron por las actividades del narcotráfico, el crimen organizado y la proliferación de una política del despojo. Algo terrible que apenas comienza a aclararse. En ninguna de las administraciones de las que se habla en este texto se manejó un presupuesto tan alto en cultura como en los tiempos del “Cártel de la gente” (así se conoce popularmente al gobierno de Sandoval y su equipo de trabajo) y los resultados fueron nefastos. Habrá de hacerse una investigación a fondo y aplicar auditorías para poder determinar a dónde fue a parar el dinero del presupuesto.

Entre los múltiples problemas que se suscitaron, el Mariachi Tradicional sufrió durante varios meses la falta de los sueldos de sus músicos; a uno de los integrantes personas de la tercera edad lo echaron de su casa porque no pudo pagar la renta. De las seis emisiones que habían de haberse entregado del Programa de Apoyo a Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC) y de las becas del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA), sólo se otorgaron tres. Un gran acierto fue la creación del CEDART (Centro de Educación Artística) Amado Nervo (bachillerato de artes y humanidades) con asesoría del INBAL en Santa María del Oro. Pero se tuvo que cambiar a Tepic, por la escases de estudiantes.

Acerca de la exfábrica de Bellavista, en el municipio de Tepic, se dijo que “con una inversión de aproximadamente 50 millones de pesos”, se iba a realizar el Centro Regional de las Artes, con una escuela de iniciación artística, una biblioteca, el archivo histórico y un teatro. (Express, Tepic, 25 de agosto de 2017, p. 1). Al terminar el sexenio nada de lo prometido se había realizado. Cuando llegó el gobernador Antonio Echevarría García, se decidió poner ahí una escuela de iniciación artística.

Mientras que el terreno donde estuvo el estadio de beisbol, el exgobernador Roberto Sandoval Castañeda decidió venderlo, para pagarle un dinero que el Gobierno del Estado le debía a la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), un grupo de ciudadanos se organizaron y no permitieron que el exfuncionario se saliera con la suya. El llamado Parque de la dignidad ahí está. La Ciudad de las Artes, con un salón de danza y la escuela de música, un tiempo estuvieron abandonados y el lugar fue vandalizado. Pero de lejos parece la tierra de nadie.

La administración del gobernador Antonio Echevarría García, se caracterizó por dejar caer lo poco que había permanecido en pie. Con la excepción del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Emilia Ortiz, que continúa con sus programas de trabajo, gracias al tesón de su directora Gabriela Gutiérrez Ortiz y la construcción de la Biblioteca Pública Estatal José Solón Argüello, lo demás cada día que pasa se deteriora más.

Nayarit es una entidad cuyo desarrollo cultural gira fundamentalmente en torno de las políticas, bienes y servicios culturales que ofrecen los tres niveles de gobierno, a lo que se suma la labor de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) y otras instituciones de educación superior. La Fundación Álica de Nayarit, creada en 1990 gracias a los esfuerzos de la familia Echevarría Domínguez (del exgobernador Antonio Echevarría Domínguez y el gobernador Antonio Echevarría García), realiza una serie de actividades artísticas y culturales, principalmente en su sede de la ciudad de Tepic, donde además funciona una escuela de música y tiene su sede la orquesta sinfónica juvenil.

 

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *