Pandemia: cultura y salud mental

POPAYÁN. Insistentes reportes globales de gravísimos problemas de salud mental se conocen en este mes de diciembre, de balances, de tan terrible año pandémico.

Ansiedad, depresión, angustia, claustrofobia, tendencias suicidas, desesperanza ante el futuro, conductas “decameronianas” (delirantemente comamos y bebamos que mañana moriremos) han caracterizado muchas de las manifestaciones de inestabilidad en la salud mental de los pueblos del mundo, ante la amenaza coronaviral.

Nuestro sector cultural, en asocio inteligente y creativo, con el sector salud, bien podría comenzar a desarrollar programas coherentes y asesorados por sicólogos y siquiatras, de actividades que estimulen una reforma en las conductas, actitudes y respuestas de las poblaciones, tanto urbanas como rurales, utilizando para ello diversos medios e hipermedios.

No se trata de realizar los típicos promocionales didáctico-moralistas o salubristas que solemos ver o escuchar en medios clásicos de comunicación. Se trata de innovar con formatos audaces y más bien sugerentes que impositivos, el impulso de una serie de mensajes que vayan modulando la conducta manifiesta de las personas ubicando, sobre todo, los núcleos sociales donde son más agudos los problemas de salud mental. Para ello la interacción coordinada entre sector salud y sector cultura es importante. Pueden estos programas bien ser voluntarios o tener algún pago con el fin de desarrollar estos procesos de atenuación y adaptación sicosocial, ingreso que en muchos casos podría ser “salvador” de los colectivos culturales involucrados.

La idea sería estimular este tipo de actividades a partir de la sigla APEO, en donde cada evento cultural sea un ACONTECIMIENTO existencial poderoso y orientativo para las PERSONAS afectadas, en donde haya un ENCUENTRO creativo con las distintas OPORTUNIDADES para identificar soluciones a las angustiosas problemáticas que plantea tan larga pandemia.

Con este artículo me despido. Agradezco la oportunidad brindada por mi gran amigo, el maestro Eduardo Cruz Vázquez, notable promotor y editor de esta plataforma investigativa, crítica y propositiva que es el Grupo de Reflexiones sobre Economía y Cultura, GRECU, que significativamente tiene como nombre PASO LIBRE… Paso Libre a una Cultura integralmente humanista.

Y a ti que me leíste en estas siete colaboraciones que presentamos como “aprendizajes de la pandemia”, MUCHAS GRACIAS y en la medida de lo posible, que tengas inteligentes elecciones para optar por un futuro menos incierto, igualmente para los tuyos, en el 2021.

Gran Familia GRECU:

¡VIVA LA VIDA!

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *