Tres meses como gerente de un antro

Toda una revolcada a la tradición rockera del entonces Distrito Federal, lo fue Rockotitlán. (Imágenes cortesía de Jorge Pantoja).

Corría el 2005 y yo terminaba toda la tramitología ante el ISSSTE para dejar el servicio público; mi último cargo había sido subdirector de Promoción Cultural de la Delegación Coyoacán. Me despedía de mi oficina en la Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles.

Claro que no me retiraba para dedicarme a barrer la banqueta de mi casa; todo lo contrario: había varias propuestas e invitaciones. Una en particular me dio mucha curiosidad: ser gerente de un antro.

Sólo fueron tres meses, pero me la pasé muy divertido. En ese lapso, hubo desde conciertos muy tranquilos con bandas nuevas, hasta tres llenos a reventar con más de 1,500 asistentes.

Había cambiado mi escritorio antiguo de madera fina, típico de las casonas del centro de Coyoacán, rodeado de estantes con libros, por una mesa de la cerveza Corona rodeada de refrigeradores con chelas.

En 2002, Tony Méndez, músico y promotor de rock (fundador del grupo Kerigma), abrió a 10 minutos a pie de mi casa un nuevo espacio con su marca Rockotitlán, intentando repetir las glorias que tuvo Rockotitlán Insurgentes. El nuevo espacio se ubicaba en la Calzada Miramontes en la colonia Los Ciruelos, en una zona sumamente comercial.

Ejemplos del trabajo de Jorge Pantoja.

Cuando Tony supo que quedaba libre de mi compromiso en la Delegación Coyoacán, me dijo: “Me hace falta un gerente, ¿le entras?”. Le dije que sí, pero le advertí que tenía otras propuestas, así que sería poco el tiempo que tendría yo ahí apoyándolo. Le comenté que Armando Báez, del Sindicato de Músicos, me había encargado que le coordinara toda una gran producción por los 125 años del nacimiento del danzón, con un gran baile que incluía a las mejores agrupaciones del género y una exposición de caricatura montada con trabajos de integrantes del Museo Nacional de la Caricatura, que en ese entonces dirigía el monero Trizas. Tony aceptó mis condiciones; me puse a trabajar y en el lapso que estuve ahí, me tocó estar de cerca en tres grandes tocadas, con llenos a reventar con casi 1,500 asistentes en cada una, con las bandas Panteón Rococó, División Minúscula y Maldita Vecindad.

Aprovechando que el horario en Rocko era más que nada por la tarde y en la noche, de manera paralela busqué varias convocatorias a las cuales no podía entrar anteriormente por mi carácter de servidor público. Fue así como metí proyectos a coinversiones del FONCA, al PACMyC y al programa de educación para el arte del Cenart-INBA. En este último certamen, asesoré a Tony Méndez para meter un proyecto en torno a la labor de Rockotitlán en la difusión de la cultura.

Todos mis tres proyectos fueron seleccionados incluyendo el de Tony Méndez. El del FONCA fue el Anticongreso de la Contracultura (una serie de tocadas y testimonios), para el PACMyC presenté la edición del CD ‘La historia es de quien la chifla’ (una compilación de chiflados de barrios y colonias de la Ciudad de México) y para el Cenart-INBA presenté “Se suspende por falta de público” (encuesta y libro sobre la formación de nuevos públicos para la cultura). Todos estos trabajos se encuentran para su descarga legal, libre y gratuita en jorgepantoja.com

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *