Foto: Raúl Nivón-Ramírez

Extraño mucho de mi vida antes de la pandemia. Hacer ejercicio de manera regular en un gimnasio es una de ellas. A pesar de eso he procurado continuar con otras actividades al aire libre, aunque no es algo que me satisfaga en su totalidad. La pandemia también me ha obligado a ejercer la vida laboral de otra forma particularmente en el puesto administrativo en el que me desempeño. Crear unidad en el trabajo a distancia no es sencillo y concluir proyecto en equipo desde casa son temas que aún no me convencen pero que han sido necesarios. En un primer balance, el lado positivo de esta circunstancia extraordinaria reside en el ejercicio, hasta ahora exitoso, de ejercer la creatividad sin caer aún en la desesperación que observo a muchos les ocurre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *