septiembre 30, 2020

Al tiro 13 de enero de 2020

El Instituto Nacional de Antropología e Historia ofreció recientemente cifras que se refieren a los visitantes a las zonas arqueológicas. De enero a noviembre de 2019 sumaron 14 millones 524 mil asistentes, de los cuales 4.8 millones fueron extranjeros. Los 9.7 millones de mexicanos en faena de turismo cultural (actividad que igual puede ser recreativa o de entretenimiento), se distribuyeron en los 194 sitios abiertos al público. Pero son tres lugares los que concentran 7.1 millones de registros, a saber: Teotihuacán, con 3.1, Chichén Itzá, con 2.1 y Tulum, con 1.9 millones de visitas, respectivamente. Desde tiempos inmemoriales son las mismas tendencias. Tener un vasto patrimonio con una economía nacional por décadas precaria, arroja una combinación que ha dado como resultado que millones de compatriotas no puedan hacer efectivo el derecho a la cultura, de acceso a sus raíces. De igual manera hace imposible la preservación de tan vital legado. ¿Cómo cambiar esta situación? Hasta ahora, el nuevo régimen no ha dicho ni pío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *