diciembre 7, 2022

Las cosas no suceden solas.
O “Perdonen por este día {…} mi felicidad”

En el transcurso de la emergencia sanitaria y declarada la fase 3, la tentación a la inmovilidad me invade.

Entonces en el momento en el que enfrento más incertidumbre, me encuentro a través de la pantalla con más de 60 personas de los lugares más remotos del país. Para llegar a este momento diseñé un plan, -soy un ser de costumbres, respondí por inercia- lo ejecuto, me apego al inicio, durante y cierre de la exposición…

En este punto a la distancia logramos entrar en un flujo que se va volviendo continuo.

Espero la réplica, sorpresa, ¡Hay replicas!

Esto va subiendo de tono, ¡Me atrevo a dejar tareas!

¡Se vuelve increíble! Confirmamos nuestra presencia. Mis 60 interlocutores cumplen con sus tareas.

Gracias a todxs lxs que participamos de esta red. Vinculación cultural, estudiantes, apoyo técnico. Compruebo cómo para que las cosas sucedan, cada cual forma parte de un todo.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.