Don Gregorio se dedica a reparar bicicletas en la calle Tláloc, en el popular barrio de Santa Julia (aunque oficialmente se llama colonia Tlaxpana), lugar donde vive desde hace 69 años.

Él usa una vieja y descompuesta camioneta minivan para realizar su trabajo en la vía pública, pero que también le sirve para vivir, o sea, al mismo tiempo es su taller y casa, desde hace mucho tiempo.

Aficionado al ver el box por televisión, se lamenta que ahora no pueda hacerlo porque su viejo televisor ya no sirve y sus ingresos son insuficientes para comprar una pantalla para recibir la señal digital.

Aunque padece dolores por la ciática, que a veces lo paralizan, trata de mantenerse activo con los encargos que le caen a cuentagotas durante la semana, porque tiene que competir con una famosa agencia de bicicletas “Casa Fernández”, que está a unos pasos de él.

Sin embargo, no reniega de su oficio y dice que aún en el infierno seguirá reparando bicicletas, porque es lo único que ha hecho toda su vida.

23 de agosto, colonia Tlaxpana, Ciudad de México.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *