Sector cultural: las encrucijadas de la república